aplicación

Insumos agrícolas: 5 consejos prácticos para optimizar su uso

Viernes 25 de Septiembre de 2020

Todas las empresas agrícolas tienen como principal objetivo la preservación y desarrollo de sus cultivos. Para lograr esta meta, necesitan diversas maquinarias, pero también insumos agrícolas que permitan el crecimiento y protección de sus productos.

De allí que la compra y aprovechamiento de estos insumos ocupe un lugar privilegiado en cualquier estrategia de las empresas. Sin embargo, debido al enorme abanico de opciones, muchas veces resulta difícil elegir el adecuado.

A su vez, ya sea por desconocimiento o falta de cuidado, muchas veces no se aprovechan como deberían, provocando pérdidas económicas y fallas en los productos. En este artículo, repasamos cinco consejos para elegir y optimizar al máximo la utilización de los insumos y, así: evitar pérdidas.

1. Analizar cuáles son los insumos que más se adaptan al cultivo

Lo primero que se debe analizar antes de comprar es qué cultivamos y cuáles son sus características particulares. Una vez que tengamos bien en claro esto, podremos adquirir los insumos agrícolas más adecuados y eficaces para nuestros productos.

Esto es especialmente importante a la hora de comprar agroquímicos, ya que su eficacia dependerá de las características específicas del cultivo y la producción. Por ejemplo, para erradicar malezas de diferentes clases, es recomendable adquirir herbicidas de amplio espectro.

2. Invertir en insumos de calidad

Si el cuidado y crecimiento del cultivo es el eje central de una empresa agrícola ¿No será conveniente realizar una buena inversión en los insumos que lo permiten? En un principio, quizás no parezca la mejor opción para el bolsillo, sin embargo, cuando se obtiene un buen producto, los gastos se recuperan y multiplican.

En el caso contrario, con materias de baja calidad, se pueden generar gastos mucho más importantes. Un producto defectuoso implicará pérdidas económicas enormes, desechando por completo la posibilidad de recuperar lo invertido.

3. Verificar la certificación de los insumos

Como dijimos en el punto anterior, la calidad de los productos resulta fundamental para la estrategia de cultivo. Por esta razón, es importante verificar que los insumos adquiridos estén certificados por instituciones calificadas.

Estos sellos constituyen un aval de calidad, tanto para el cuidado de los cultivos como para el del medioambiente y el entorno en general.

4. Cuidar la utilización de los insumos

Otro punto fundamental a la hora de pensar en los insumos, es su utilización. Un manejo descuidado o descontrolado de los mismos implicará, posiblemente, que se desaprovechen. Esto quiere decir, que, aunque se trate de insumos de calidad, igual no podremos recuperar la inversión.

Por ello, es fundamental prevenir, detectar y corregir el uso inadecuado de los recursos. Esto se logra averiguando cuáles son las medidas y proporciones correctas de aplicación y controlando periódicamente que su utilización sea la adecuada.

5. Garantizar una aplicación correcta

La utilización de las herramientas específicas para aplicar los insumos resulta clave a la hora de garantizar la correcta utilización de los mismos. Para la aplicación fitosanitaria, resulta esencial hacerlo con máquinas potentes y adecuadas.

Estas máquinas permiten cubrir más terreno, garantizando a su vez, una aplicación precisa y sin desperdicios. Además, reducen el tiempo de trabajo, permitiendo optimizar también la actividad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

LAS MAS LEÍDAS