Información Gral

"Wajib", de Palestina, se coronó en el Festival de Mar del Plata

El filme de Annemarie Jacir ganó como mejor película en la competencia internacional.

Domingo 26 de Noviembre de 2017

"Wajib", de la realizadora palestina Annemarie Jacir, se llevó ayer el Astor de Oro a la mejor película en la competencia más importante del 32 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. El filme, que transita entre la comedia costumbrista y una pintura sobre la crisis palestina-israelí, ganó como mejor película internacional y como mejor actor (Mohammad Bakri) y además obtuvo dos premios más en la competencia no oficial, el de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina (ACCA) y de la Asociación Católica Mundial para la Comunicación (Signis).

   No hubo alfombra roja, ni show del Quinteto Piazzolla, ni entrega pomposa de premios en el Auditorium, ni mucho menos fiesta de clausura con risas y champagne. El bajón anímico que sobrevuela en el país y sobre todo en Mar del Plata por el caso del sumarino ARA "San Juan" se hizo notar en el único festival clase A de Latinoamérica.

   Las dos ceremonias, la de premios oficiales y no oficiales, se realizaron a sala llena y no hubo caras de asombro como cuando el año pasado ganó la apenas correcta producción israelí "People that not are me". Esta vez "Wajib", cuya directora fue la primera mujer palestina en filmar una película allá por 2008 por su ópera prima "Salt of this sea", se llevó un aplauso cerrado en la gala final. Porque no hay dudas de que se trata de una de las películas más logradas, sensibles y profundas de la competencia internacional.

   "Wajib" apela a una narración cuidada y cálida sobre la cruda realidad de Palestina, enmarcada por la presencia de las fuerzas militares israelíes y la tensión generada entre los que se quedaron a resistir y quienes eligieron buscar una mejor vida en Europa.

   Sin subrayados y sin emitir juicios sobre cada caso, ese conflicto se muestra a través de la relación entre Abu Shadi y Shadi, interpretados por Mohammad Bakri (quien ganó con justicia como mejor actor protagónico) y Saleh Bakri, que son padre e hijo en la vida real.

   Entre la comedia y el drama, ambos repartirán las tarjetas de casamiento de la hija menor y en esa suerte de road movie surgirán las diferencias generacionales. Pero también, y quizá esto sea lo más jugoso, los puntos de encuentro entre un padre que ama Palestina y un hijo que no se olvida de sus raíces pero reside en Roma y no puede evitar dar una mirada más realista y crítica sobre el peligroso futuro que acecha a su país natal.

   Entre otros premios relevantes del festival, que concluye hoy con la exhibición de las realizaciones ganadoras, se destaca el premio compartido a mejor película en la competencia latinoamericana. Se trata de la dominicana "Cocote", de Nelson Carlos de los Santos Arias, y la brasileña "Baronesa", de Juliana Antunes.

   Uno de los realizadores bonaerenses más personales, José Celestino Campusano, logró que su película "El azote" se corone como la mejor de la competencia argentina, ante la ovación merecida y cariñosa de los presentes.

   Y si de merecimientos se trata, también corresponde un guiño hacia la cineasta alemana Valeska Grisebach, quien ganó como mejor dirección por "Western". En tanto, el autor coreano Kim Dae-hwan obtuvo la estatuilla a mejor guión por "The first lap".

   Por su parte, la producción nórdica "Thelma" permitió que su protagonista, la bella Eili Harboe, que interpreta a una joven epiléptica con poderes sobrenaturales, se lleve el premio a la mejor actriz.

   Pese a que sorprendió que ninguna de las tres producciones argentinas ("Al desierto", "Primas" e "Invisible") obtuvieran al menos un premio importante, la palestina "Wajib" fue una más que digna triunfadora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario