Información Gral

Unas 300 personas sordas cursaron inglés en lenguaje de señas en la UBA desde 2016

Se trata de una posibilidad inédita en el país que permite a quienes conviven con discapacidad auditiva mejorar sus posibilidades de inclusión social y laboral.

Sábado 25 de Mayo de 2019

El Centro Universitario de Idiomas (CUI) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) recibió en los últimos tres años a 300 personas sordas que cursaron gratuitamente inglés en lengua de señas, una posibilidad inédita en el país que permite a quienes conviven con discapacidad auditiva mejorar sus posibilidades de inclusión social y en el ámbito laboral.

“Quiero abrirles la cabeza” contó a Télam Pablo Pomeranec, docente del curso, quien llegó con la propuesta al CUI, donde “me abrieron las puertas para ofrecer esta posibilidad de inclusión”.

En una tarde de jueves en la sede de la calle Junin del CUI, Mariana, Anabel, Gian, Damián y Dario siguen con atención las explicaciones apasionadas del profesor, se divierten y participan de una clase silenciosa, donde las manos son las protagonistas para practicar el inglés a través del lenguaje de señas (LS).

Como no hay un LS universal, lo que aprenden es American Sign Language (ASL), es decir el inglés estadounidense de señas, y lecto comprensión de palabras y textos en ese idioma.

Pomeranec es sordo de nacimiento, al igual que su hermano gemelo Diego. Se graduó en Administración de Empresas y Finanzas en la Gallaudet University de Washington DC, Estados Unidos, y también es egresado del English Language Institute de esa ciudad estadounidense.

La Universidad Gallaudet se especializa en la formación de personas sordas y su slogan es “No hay otro lugar como este en el mundo”, ya que es la única que ofrece la posibilidad de cursar carreras terciarias y realizar investigaciones a quienes conviven con discapacidad auditiva.

El profesional llegó allí cuando descubrió, en 1991, que una tía lejana era profesora de esa casa de estudios.

“Soy el único profesor de ASL en el país. Doy clases privadas y el curso en el CUI”, contó el docente.

Por su parte, Mariano Cordoni, vicedirector Académico del centro universitario dijo que “creemos que no hay un curso como este en el país, y si lo hay, no debe ser gratuito”, ya que para ser alumno el requisito es contar con el certificado oficial de discapacidad.

El CIU ofrece la posibilidad de aprender 25 idiomas, entre los tradicionales y originarios, e incluso Lengua de Señas Argentina.

“La posibilidad de aprender ASL está destinada a la comunidad sorda, a la que le cuesta insertarse laboralmente, entonces, no lo ofrecemos como un curso común, se trata de un servicio a la comunidad, por eso es gratuito”, explicó el directivo.

En las aulas no hay intérpretes de lengua de señas, la enseñanza es directa, y en la clase que presenció Télam, el docente se apoyó en videos y textos que los alumnos practican a un ritmo veloz con sus manos.

Para quienes participan de la capacitación la motivación es variada: Mariana lo hace porque le gusta, y como se comunica con LS y habla, toma también clases particulares tradicionales.

Anabel lo lee y escribe, pero quiere poder expresarse para comunicarse mejor con angloparlantes, y para Darío, que trabaja en YPF es una oportunidad para aplicarlo en su trabajo y ampliar los conocimientos en su rubro.

De acuerdo a las estadísticas del CUI, desde mayo de 2016 hasta ahora son 300 las personas que participaron de la capacitación en ASL.

Según el último censo de 2010, en Argentina más del 12 por ciento de la población tiene alguna discapacidad y de ese total, el 8,3 por ciento tiene algún tipo de discapacidad auditiva, lo que representa más de 947.000 personas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario