Información Gral

Una joven brasileña quedó parapléjica por una infección a raíz de un piercing

La chica, de 20 años, sufrió un grave cuadro infeccioso por una bacteria que entró por el pendiente que se había colocado en la nariz.

Jueves 14 de Febrero de 2019

Layane Dias tiene 20 años y quedó parapléjica por perforarse la nariz y colocarse un piercing. Ella estaba feliz por haber logrado una pasantía, planeaba un viaje con su familia para celebrarlo, pero no se imaginaba que estaría por vivir lo que ella considera la peor etapa de su vida.

Días después de haberse hecho la perforación empezó a sentir dolores muy frecuentes y fuertes en la espalda, tuvo que automedicarse para calmar el dolor y poder ir a trabajar. Asegura que al principio funcionó, pero el dolor día con día incrementaba más y tuvo que dejar su trabajo.

El dolor fue tan fuerte que fue incapaz de mover las piernas y eventualmente el resto del cuerpo.

El neurocirujano que la atendió le explicó que la bacteria Staphylococcus aureus, que transmite enfermedades a través de la sangre, entró a su organismo a través de una infección, publica la web el salvador.com.

"El médico me preguntó si había alguna herida en la nariz o algo similar porque, tal como me explicó, esa bacteria suele generarse en las fosas nasales. Fue entonces cuando le conté que me había hecho un piercing en la nariz el mes anterior", explicó.

En ese momento el diagnóstico fue claro, el médico le dijo que "el piercing fue la puerta de entrada de la bacteria a tu cuerpo".

"Hasta en tres ocasiones me había puesto uno en el lado derecho de la nariz", dijo la joven. Pero en junio decidió cambiar de lugar y hacerse uno en el lado izquierdo y fue la primera vez que le salió sangre durante la perforación. Además, se le inflamó y la punta de la nariz se tornó roja, sin embargo, no dio mayor importancia.

"Pensaba que sólo se trataba de un grano, pero me dio fiebre. Me lo traté yo misma, me puse unas pomadas y a la semana desapareció", manifestó.

Para la dermatóloga Alessandra Romiti, el caso de Dias es sumamente extraño porque por lo general las complicaciones derivadas por un piercing suelen manifestarse sólo en el área donde se coloca el pendiente.

"Un día me desperté con mucho dolor de espalda. No le di mucha importancia, creí que era algo muscular. Tomé un remedio, pero el dolor seguía ahí, intenso. Los dolores continuaron al día siguiente, todavía más fuertes. Mi madre me llevó a la farmacia, me inyectaron algo y el dolor desapareció. Fue un alivio", relató.

No obstante, el alivio duró poco porque el dolor volvió al siguiente día, pero conseguía reducir su intensidad con medicamentos. El dolor persistió durante varios días, hasta que fue insoportable y optó por ir a un centro médico.

En los rayos X de la espalda el médico no vio ninguna anomalía, a pesar de los dolores intensos que Dias sentía. Un día, al despertarse ella ya no sentía las piernas.

En los exámenes de sangre y orina que le practicaron salió que tenía una infección de sangre. Su caso fue clasificado como muy grave y fue trasladada al hospital de la capital del país, Brasilia.

"Los dolores se volvieron más fuertes, pero los médicos no conseguían darme un diagnóstico exacto". Incluso tuvo que tomar morfina para soportar el dolor, pero esto le causaba alucinaciones y suspendieron el tratamiento.

Luego, una resonancia magnética mostró que tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras y presionaba si médula espinal. Entonces fue intervenida de emergencia para retirarle el líquido.

Oswaldo Ribeiro Márquez, el cirujano que estuvo a cargo de la operación, dijo que aunque es raro sí es posible que una persona pueda quedar parapléjica por un piercing. "La paciente se realizó un procedimiento cutáneo que generó una infección que dio entrada a la bacteria en el torrente sanguíneo. Y no se había aquejado antes de un dolor en la espalda, así que lo más probable es que el problema lo haya causado la bacteria hallada en su sangre", explica el neurólogo.

El experto asegura que aunque es posible que la joven haya quedado parapléjica por el pendiente, sólo a través de un estudio genético se puede determinar la causa.

La intervención médica era necesaria para evitar que ella muriera porque el pus podía causar una infección que podría haberla matado, también la paraplejía podría haberse extendido.

Dias asegura que se sintió devastada cuando se dio cuenta que no iba a volver a caminar y que toda su vida estaría en una silla de rueda. A pesar que los médicos esperan que recupere la movilidad en sus piernas, dicen que es demasiado pronto para saberlo.

Por ahora, recibe fisioterapias y terapias psicológicas.

La joven dio a conocer su historia a través de Instagram con el objetivo de crear conciencia y a las personas que desean hacerse una perforación recomienda que lo hagan con cuidado y teniendo en cuenta las medidas higiénicas necesarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario