Información Gral

Una gran crecida que castiga a Salta y Tucumán hoy puede agravarse

El desborde de los ríos Pilcomayo y Bermejo obligó a emprender operativos de evacuación. Gente de algunos pueblos fue llevada a Tartagal

Sábado 03 de Febrero de 2018

El fuego en el centro del país y el agua en el norte causaron estragos ayer. Los incendios forestales en La Pampa y en Sierra de La Ventana (sur de provincia de Buenos Aires) continuaron expandiéndose mientras que las fuertes lluvias y crecidas de ríos azotaron principalmente en las provincias de Salta y Tucumán.

"Hasta el momento hay más de 60.000 personas afectadas" , afirmó en un comunicado la Cruz Roja Argentina en referencia a las inundaciones en el norte argentino. Y las noticias que dejó son poco alentadoras para las próximas horas: "Los pronósticos de inestabilidad climática indican que se extenderá hasta al menos el fin de semana", señaló.

En la provincia de Salta hubo intensas precipitaciones con acumulados de agua superiores a los 200 milímetros. Se generaron daños por anegamientos, derrumbes, rutas intransitables y el descubrimiento de un gasoducto.

Los ríos Pilcomayo y Bermejo experimentaron crecidas y desbordamiento. Una mujer de 28 años falleció en la localidad de Salvador Mazza debido a las fuertes corrientes que arrastraron el adobe de su vivienda y provocaron un derrumbamiento.

El municipio de Santa Victoria Este es el más afectado. El gobierno de Salta inició un operativo de evacuación de unas 10.000 personas, algunas de las cuales abandonaron sus hogares hacia la vecina ciudad de Tartagal.

"No se puede predecir el impacto de las inundaciones porque nunca se tuvo una crecida de estos niveles y tan sostenida en el tiempo", dijo en un comunicado la gobernación salteña.

Cientos de familias se encuentran aisladas y sin comunicación.

En la comunidad de Los Toldos se desmoronó uno de los accesos al puente Bailey, lo que dejó imposibilitado el tránsito vehicular. En Tartagal unas 140 personas fueron afectadas y comunidades aborígenes cortaron la ruta 86 en reclamo de ayuda. En Presidencia Roque Sáenz Peña, las lluvias provocaron anegamiento de calles, cortes de energía eléctrica y el colapso del sistema de alcantarillado.

En la provincia de Tucumán, las lluvias vienen afectando desde hace al menos 10 días el estado de las rutas provinciales y nacionales y aumentó considerablemente el caudal de los ríos. Según lo informado por La Gaceta, hubo derrumbes, caídas de árboles y el desborde de cursos de agua, por lo que se recomienda circular con precaución para evitar accidentes de tránsito.

El miércoles, siete personas que estaban pescando en las márgenes del río Colorado fueron arrastrados por las aguas al ser sorprendidos por la creciente. Entre las víctimas había tres menores, uno de ellos un bebé. Todos salvaron sus vidas gracias a la intervención de policías y bomberos, que los rescataron usando sogas.

Fuego sin control

Por su parte, la provincia de La Pampa sigue afectada por los incendios. De acuerdo a un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) difundido ayer, la superficie quemada ascendió a 608.263 hectáreas en la provincia, lo que supone el 1,74 por ciento del total.

El Inta ya advirtió en junio de 2017 que parte de la provincia presentaba "condiciones de extrema peligrosidad" para la aparición de fuegos por el proceso de arbustización y la "baja carga" animal, producto de una severa sequía entre 2008 y 2010 y una serie de años "extraordinariamente" húmedos.

Según lo informado por el diario La Arena, desde el Ministerio de Seguridad provincial alertaron sobre una posible intencionalidad en incendios.

Mientras tanto, en Sierra de la Ventana, con el aporte de aviones hidrantes y un helicóptero helibalde pertenecientes al Plan Nacional del Manejo del Fuego (PNMF), más de 200 bomberos continuaron combatiendo el incendio que afecta a más de 4.000 hectáreas de campos.

En plena tarea, los bomberos debieron concurrir anoche a una estación de ferrocarril ubicada a 10 kilómetros de Sierra de la Ventana para extinguir el incendio de la locomotora de un convoy de la empresa Ferrosur que circulaba hacia Coronel Pringles.


También Bolivia

Al menos 22 comunidades de la reserva ecológica del Territorio Indígena Parque Isiboro Sécure (Tipnis) están bajo el agua tras las torrenciales lluvias caídas en los últimos días en los departamentos de Beni y Cochabamba, centro de Bolivia, dijo el director del Centro de Emergencia, Cristhian Cámara. "El desborde del río Sécure inundó 22 de 52 comunidades asentadas en el Tipnis. Estamos enviando un lote de víveres, medicamentos y carpas para dar socorro a las familias", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario