Información Gral

Un periodista estrella de Alemania era un mentiroso que se inventaba historias

El joven Claas Relotius ganó los premios más prestigiosos del mundo. Confesó que se imaginó muchas notas y a otras las "condimentó" a gusto.

Domingo 23 de Diciembre de 2018

Claas Relotius, un periodista alemán de 33 años, era hasta hace pocas horas un modelo que muchos querrían seguir. Der Spiegel, la prestigiosa revista de periodismo investigativo alemana para la cual trabajaba Relotius, se refería a él con elogios que cualquier joven reportero quisiera recibir. La publicación lo llamó "uno de los escritores más llamativos de Spiegel", "un ídolo periodístico de su generación", "uno de los periodistas más exitosos de estos años".

El joven periodista ganó cuatro premios alemanes de periodismo, un premio de la prensa europea, la cadena CNN lo nombró "Periodista del año" y la revista Forbes lo incluyó en la lista de las 30 personas menores de 30 años más influyentes de los medios en Europa. Relotius parecía estar viviendo un cuento de hadas, pero precisamente esa fue su desgracia. Esta semana, Der Spiegel anunció que despidió a Relotius tras descubrir que el periodista mintió en al menos 14 de sus reportajes. "No es un reportero", escribió Der Spiegel, "sino alguien que cuenta cuentos de hadas cada vez que quiere". "Relotius ha falsificado historias e inventado personajes, con lo que ha engañado a los lectores y a sus colegas", escribió Der Spiegel en un artículo que da detalles del caso. Los textos de Relotius parecían "reportajes magistrales", pero las sospechas comenzaron con un reportaje sobre la frontera entre EEUU y México, que publicó en noviembre de 2018. Uno de los colegas que había trabajado junto a él en ese reportaje comenzó a dudar de varios testimonios que incluía Relotius, así que se dedicó a buscar evidencias y le contó de sus sospechas a sus jefes. Ahora, un mes después, según cuenta la revista, Relotius confesó que había inventado episodios enteros, no solo de ese reportaje sino de otras de sus historias.

El periodista aceptó que nunca habló con muchas de las personas que cita en sus textos y que algunos de los hechos que narra los escribió basado en información de otros medios, imágenes de video o publicaciones de redes sociales. A otros personajes reales les inventaba una biografía o los citaba diciendo cosas que ellos nunca habían dicho. "Tomaba partes y retazos y a partir de ellos formaba sus criaturas como un pequeño dios juguetón", dice Der Spiegel.

Uno de los editores en jefe de Der Spiegel, Ullrich Fichtner, describió las reacciones internas usando las palabras "choque", "tristeza" y "espantoso", y escribió que el incidente constituyó el "punto más bajo en los 70 años de historia de Spiegel". La revista, que recientemente introdujo el eslogan "Sin miedo a la verdad", reconoció en un artículo publicado el jueves que "tenemos muchas preguntas para nosotros mismos".

En sus aproximadamente 11 años de carrera como periodista, Relotius fue autor o coautor de 55 historias para Spiegel y de tres historias para su publicación en línea hermana, Spiegel Online. También ha escrito para otros destacados medios de comunicación alemanes, como Cicero, Financial Times Deutschland, Welt y Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

Los muchos temas sobre los que escribió incluían relatos sensacionalistas o totalmente inventados de un prisionero yemení en Guantánamo, un pueblo pro-Trump en la América rural y grupos de vigilantes a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, entre otros. El pasado 3 de diciembre Relotius había ganado el premio al Mejor Reportaje del año en Alemania, con una historia sobre un niño sirio y el conflicto en ese país. La pieza, alabada por el jurado, también podría estar llena de mentiras. Durante su confesión, Relotius dijo que lo hacía por "miedo al fracaso" y que "la presión aumentaba" a medida que se hacía más exitoso. Der Spiegel creó una comisión para investigar el caso. De los 60 textos que Relotius publicó en Der Spiegel desde 2011, al menos 14 de ellos tienen falsedades. Además, la revista no descarta que otros medios hayan sido perjudicados por las trampas de Relotius, pues durante ese tiempo el periodista trabajó también para otras publicaciones.

Por ahora, los reportajes de Relotius seguirán publicados en la web de Der Spiegel, pero acompañados de una advertencia. El medio también creó una comisión para investigar el caso más a fondo y hacer recomendaciones para fortalecer los mecanismos de control de calidad de los textos que publica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});