Inseguridad

Un padre acusó a su hijo del homicidio de la enfermera

"Fue el asesino", denunció el padre del cuñado de la víctima. La mujer asesinada lo habría sorprendido robando en su casa de Longchamps.

Martes 12 de Junio de 2018

El padre de los dos hermanos detenidos por el crimen de la enfermera Marcela Coronel aseguró ayer que uno de ellos, cuñado de la víctima, "fue el asesino" y en su poder la policía halló el teléfono celular y otra pertenencias de la chica.

Daniel Guevara, padre de Gabriel (esposo de la enfermera) y de Pablo, aseguró que fue él quien le aportó a la policía los datos que comprometen a uno de sus hijos con el homicidio.

"El móvil del crimen fue que Pablo le fue a robar al hermano, Gabriel", sostuvo y arriesgó que el imputado vio salir de la casa a Marcela y decidió entrar a robar, pero un regreso anticipado lo puso en evidencia y derivó en una pelea que terminó en el homicidio.

"Ella volvió de comprar y lo vio ahí adentro. Es lo que yo pienso, no estuve ahí", manifestó, y señaló que su hijo Pablo "anda con problemas familiares y anda loquísimo y necesitado de plata".

Daniel Guevara afirmó que del hogar de su hijo Gabriel y la enfermera "faltaron cinco mil pesos, que eran para el alquiler".

Para el padre de los detenidos por el crimen de Longchamps, Gabriel, el marido de la mujer asesinada, "es inocente".

"Yo conozco a mis hijos, tuve once. Pablo podría haber sido el asesino y creo que Gabriel es inocente", dijo Daniel Guevara, padre de los hermanos presos, al ser consultado por la prensa sobre la culpabilidad de sus hijos en el crimen de Coronel.

"No saben lo difícil que es esto. Pero lo llevé de la oreja. ¿Sabés que feo que es cuando te allanan la casa que el oficial te dé la mano y diga «gracias por haber ayudado en la investigación?»", añadió.

Según el hombre, Pablo, de 26 años, sabía que "la puerta del fondo se abría y no tenía llave porque estuvo viviendo ahí" cuando se quiso "suicidar" tras una pelea con la esposa, y su hermano Gabriel, de 24, lo alojó varios días en su casa.

En cuanto a las declaraciones de la hermana de la víctima, quien expresó sus sospechas sobre Gabriel, dijo: "Ella tiene a su hermana en la tumba y la va a llorar y mañana la va a recordar. Yo metí a mi hijo en la tumba, vivo, y yo me voy a morir recordándolo y llorándolo".

Pablo y Gabriel Guevara fueron detenidos el sábado por la noche por orden de la fiscal especializada en Violencia de Género, Marcela Juan.Las sospechas sobre Pablo surgieron por los datos aportados por el padre y por Gabriel, además de los videos de cámaras de la Municipalidad de Almirante Brown que lo mostraron con su sobrina en brazos poco antes de que apareciera abandonada en Burzaco.

En poder del mayor de los Guevara, la policía secuestró el teléfono celular de la enfermera asesinada y la tarjeta de ingreso al Hospital Italiano del barrio porteño de Almagro en el que la víctima trabajaba.

El femicidio de Coronel se descubrió el 28 de mayo pasado, cuando su hija fue encontrada deambulando sola por las calles de Burzaco.

Gabriel Guevara, padre de la niña, se presentó en la comisaría y fue con la policía hasta su casa para saber qué había pasado, ya que a la mañana la niña había quedado al cuidado de su pareja, la enfermera Coronel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario