Información Gral

Un niño herido en el colectivo sigue en terapia

Permanecía ayer en estado reservado, en el Hospital de Niños San Roque, de Paraná. Su padre rompió el vidrio de una ventanilla y lo sacó.

Miércoles 28 de Febrero de 2018

Uno de los niños heridos en el choque de un colectivo que trasladaba a un equipo de fútbol infantil de Misiones contra un puente en construcción en Entre Ríos, con un saldo de tres muertos, continuaba ayer internado en terapia intensiva con estado reservado, mientras eran dados de alta otros integrantes de la delegación, informaron fuentes médicas de Paraná.

El niño internado en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Niños San Roque, de Paraná, fue rescatado del colectivo por su padre, Leandro Ortiz, quien al momento del accidente lo puso a salvo por temor a que el ómnibus se incendiara.

El parte médico dado a conocer ayer indica que deberá permanecer en observación entre 24 y 48 horas más.

El siniestro vial se produjo aproximadamente a las 6 de anteayer en la ruta nacional 18, a la altura del kilómetro 105, en la localidad entrerriana de Villaguay, en un puente en construcción sobre el arroyo El Tigrecito.

En el colectivo que se trasladaba de Misiones a Córdoba viajaban 30 niños y 16 adultos, y los heridos fueron derivados a hospitales de Villaguay y Paraná, donde la mayoría ya recibió el alta.

"Me desperté a las 5 de la mañana, le cambié el lugar en el asiento del pasillo a mi hijo, y lo tapé bien porque hacía frío por el aire, estábamos en el primer asiento del piso de abajo, contra el sanitario", dijo Ortiz sobre los minutos previos al accidente en declaraciones al diario Uno de Entre Ríos.

El padre contó que luego puso a su hijo sobre sus piernas y "de repente siento que el colectivo carretea; así que en ese tiempo lo único que se me ocurrió fue tirarme arriba suyo y prenderme del asiento. Allí me quedé"."Se siente el golpe y el colectivo se queda. Y solamente hay plásticos, hierros, vidrios, en medio de la oscuridad. Trato de sacar mi pierna, estaba golpeado, le hablo a mi hijo, me dijo que estaba bien, que también tenía atrapada la pierna, se la saqué, lo senté en el asiento, le doy un zurdazo al vidrio y lo rompo. Y salimos", reconstruyó Ortiz. El hombre relató que se alejó con su hijo "unos 50, 70 metros y tenía a los otros de espaldas. No vi qué hacían, cómo salían, yo tenía en la mente (que el colectivo) se iba a incendiar".

El subjefe de la policía de Villaguay, Walter Reisenhauer, dijo ayer a Télam que aún quedan hospitalizadas con heridas leves siete personas en esa ciudad y cuatro en Paraná, al tiempo que representantes de la empresa Río Uruguay, en cuyo colectivo se trasladaba el contingente, ofrecieron unidades para que regresen a Misiones. "La policía de Misiones envió a una comisión del servicio social para atender a los chicos", dijo el funcionario.

Los muertos fueron identificados como Adrián Alberto Azcurra, quien viajaba en la primera fila de asientos en la parte de abajo del colectivo, y los choferes Carlos Samuel Décima y Abraham Betancurt.

Reisenhauer afirmó que "aún no está el resultado de la autopsia" de los choferes realizada en la Morgue Judicial de Oro Verde, cerca de Paraná, aunque precisó que en el lugar del siniestro "no hay indicios de que haya participado otro vehículo o que hubiera animales sueltos".

"De los primeros testigos nadie vio animales, no hay huella ni frenadas. Lamentablemente el chofer y su acompañante fallecieron y son ellos los que habrían podido dar datos", advirtió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario