Información Gral

Un muerto y colapso por inundaciones en San Pablo

Una persona murió ahogada, se registraron 30 aludes en favelas y los ríos urbanos contaminados desbordaron en la ciudad brasileña de San Pablo y sus alrededores.

Miércoles 12 de Febrero de 2020

Una persona murió ahogada, se registraron 30 aludes en favelas y los ríos urbanos contaminados desbordaron en la ciudad brasileña de San Pablo y sus alrededores, donde viven 20 millones de personas, durante un fuerte temporal que castigó anteayer a la ciudad de San Pablo y prácticamente paralizó la mayor urbe de Brasil, con sus principales vías inundadas, líneas del subte y del tren suspendidas y el tránsito totalmente colapsado, con embotellamientos de casi 90 kilómetros, informaron las autoridades.

Según el Cuerpo de Bomberos de San Pablo, el estado más poblado y rico de Brasil, en pocas horas las lluvias provocaron 16 deslizamientos de tierras en la capital regional, 192 inundaciones y 113 caídas de árboles.

En este marco, los bomberos dijeron haber encontrado ayer el cuerpo de un hombre de 33 años que estaba desaparecido desde el sábado, cuando fue arrastrado por una inundación en el municipio vecino de San Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo.

Las inundaciones y el desbordamiento de las aguas bloquearon el paso por Tieté y Pinheiros, amplias avenidas que bordean dos de los ríos que atraviesan San Pablo y las dos principales arterias de la ciudad, con lo que el tránsito colapsó y en la mañana se registraban 89 kilómetros de embotellamientos, reportó la agencia EFE. El servicio de algunas de las líneas del tren metropolitano y del subte fue suspendido, así como la circulación de numerosos colectivos públicos, por lo que los habitantes de la mayor ciudad de Sudamérica enfrentaron grandes dificultades para desplazarse hacia sus lugares de trabajo en la mañana de este lunes.

La Compañía de Ingeniería de Tránsito de la municipalidad envió a todos sus empleados a las calles para organizar el tránsito y auxiliar a los conductores cuyos vehículos quedaron parados por las inundaciones o hasta sumergidos en túneles.

Los bomberos recomendaron que los paulistas permanezcan en sus casas hasta que la situación se normalice. "Les pedimos a las personas que se queden en casa. Este no es un buen momento para desplazamientos", alertó el secretario regional de Infraestructura y Medio Ambiente, Marcos Penido.

La normalización no será inminente debido a que el Instituto Nacional de Meteorología (INMET) prevé que siga lloviendo.

Según el Inmet, entre la mañana del domingo y las 8 hora local de este lunes se registraron hasta 141,2 milímetros de lluvia en regiones como la de Baruerí, prácticamente la mitad de todo el agua esperada para todo el mes de febrero.

Además del área metropolitana de San Pablo y de los municipios de su cinturón industrial, como San Bernardo do Campo y Santo André, también se registraron inundaciones en calles de ciudades vecinas como Osasco, Carapicuíba, Itapevi y Baruerí.

Durante la madrugada llovió el 66 por ciento de lo que se espera para el mes de febrero y fueron inundadas e inutilizadas los dos vías principales de acceso a la ciudad a raíz de que desbordaron los ríos Pinheiros y Tieté, los más importantes de la mayor urbe sudamericana.

Escenas de desesperación entre la población fueron mostradas por la televisión: personas literalmente nadando entre automóviles flotando.

El gobernador Joao Doria, quien se encuentra en Dubai como parte de una gira oficial, pidió a la población evitar trasladarse por la ciudad.

Al menos siete municipios suspendieron sus clases.

Al menos 30 aludes se registraron en favelas y el caso más grave ocurrió en la comunidad del Sono, en el municipio de Osasco, donde una niña sobrevivió al desastre y fue rescatada por los bomberos.

San Pablo es la principal ciudad de Brasil y con su región metropolitana conforman el principal polo industrial y financiero de Sudamérica.

Los accesos desde el Aeropuerto Internacional de San Pablo, en Guarulhos, quedaron bloqueados por el desborde del río Tieté.

En barrios de clase media y alta edificios nuevos vieron sus cocheras subterráneas inundarse.

Es la peor lluvia en 37 años, y por eso hasta los entrenamientos de los clubes Corinthians y San Pablo debieron suspenderse.

El diario Folha de Sao Paulo comparó la situación a la inundación de los barrios bajos de Seúl en el filme vencedor del Oscar, "Parásitos".

Barrios cerrados de clase alta también fueron afectados, con calles inundadas y decenas de automóviles flotando.

La prensa recordó que la actual administración de la ciudad de San Pablo redujo las partidas presupuestarias para inundaciones y las destinó al plan de privatizaciones.

Uno de los símbolos de la ciudad, el Mercado Central en el barrio de Vila Leopoldina, el mayor de su tipo de América latina, quedó bajo el agua con los camiones y sus cargas inundados.

Una de las imágenes del día fueron las sandías flotando en las calles anegadas de la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario