Información Gral

Un logro que cambió la la exploración submarina

Domingo 16 de Diciembre de 2018

En 1982 Ronald Thunman, jefe de operaciones navales de guerra submarina, era el encargado de la búsqueda de los submarinos Thresher y Scorpion, ambos con reactores nucleares hundidos en el Atlántico Norte. Contrató a Robert Ballard, un oceanógrafo de la universidad de Rhode Island que se desempeñaba en la National Geographic Society, experto en búsqueda submarina.

Cuando se le informa la posible locación de ambos submarinos, Ballard nota que la zona coincide con la del hundimiento del Titanic en 1912 y solicita permiso para incluirlo en la misión. Thunman lo autoriza, pero recalcando lo secreto de la misión. En agosto de 1985 Ballard inicia las tareas, luego de encontrar rápidamente el Thresher y comprobar que el reactor estaba intacto, se volcaron a la búsqueda del Scorpion. Pero antes, el 1 de septiembre de 1985, a 3821 metros de profundidad halló los restos del Titanic, hundido la madrugada del 15 de abril de 1912. El barco estaba partido en dos grandes secciones unidas por un reguero de partes y objetos, la popa casi destruida estaba irreconocible, pero la proa estaba casi intacta.

El descubrimiento explotó en las manos de la Armada de los EEUU, que no pudo ocultar el hecho, dedicando el resto de la expedición al Titanic y abandonando la búsqueda del Scorpion. A partir de allí hubo tres expediciones: una en 1986, también de la marina, y dos privadas, la del director de cine James Cameron en 1997 y la última en 2005 por la National Geographic Society. Todas extrajeron objetos y recuerdos que con su subasta costearon las expediciones. Se calcula que por el avance de la corrosión hacia el año 2050 se habrá desintegrado el casco por completo. De manera que el tiempo corre para recuperar partes del famoso buque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});