Información Gral

Un joven entró en un Walmart con un fusil y desató el pánico

No disparó. Dijo que fue "un experimento para comprobar si se cumple la Segunda Enmienda". Fue arrestado y será acusado de "amenaza terrorista".

Domingo 11 de Agosto de 2019

Un hombre acusado de entrar a un Walmart en Missouri equipado con una pistola y un rifle, chaleco antibalas y cien municiones, menos de una semana después de que un hombre armado mató a 22 personas en un Walmart de Texas. El joven, de origen ruso, dijo que era un “experimento social” y que no tenía la intención de causar pánico. Fue imputado por graves cargos, incluido el de “amenaza terrorista”.

   “Quería saber si Walmart honraba la Segunda Enmienda”, alegó Dmitriy Andreychenko, de 20 años, a los investigadores, según una declaración presentada por la policía de Springfield. Andreychenko fue arrestado el jueves, después del pánico que generó al entrar a la tienda con el rifle colgando del pecho, empujando un carrito de compras y grabándose con un teléfono celular, dijo la policía. Los clientes huyeron de la tienda, llamaron a la policía y un bombero fuera de servicio detuvo a Andreychenko hasta que llegaron los agentes para detenerlo.

   Les dijo a los investigadores que tenía la intención de comprar bolsas de supermercado y que no tenía intención de ninguna reacción negativa, dijo la policía. Y afirmó que la grabación fue en caso de que alguien lo detuviera y le pidiera que se fuera, dijo la policía. Su esposa y su hermana le dijeron de antemano que la idea no era inteligente, especialmente teniendo en cuenta los recientes tiroteos en El Paso y Dayton, según el documento.

   El le dijo a su hermana que era “un experimento social sobre cómo se respetaría su derecho de la Segunda Enmienda en un área pública”, dijo la policía, citando una entrevista con la hermana. El rifle que llevaba tenía un cargador lleno, pero no tenía cartucho en la recámara; la pistola sí estaba cargada con una bala en la cámara. Ahora se enfrenta a un cargo de hacer una “amenaza terrorista en segundo grado”, dijo el departamento de policía en Twitter.

   Las consecuencias que enfrenta no son un reflejo de cómo Missouri respeta la Segunda Enmienda, dijo el fiscal del caso, Dan Patterson. “Missouri protege el derecho a portar un arma de fuego, pero ese derecho no permite que un individuo actúe de manera imprudente y criminal, poniendo en peligro a otros ciudadanos”, dijo Patterson. “Como el famoso juez Oliver Wendell Holmes explicó: La protección más estricta de la libertad de expresión no protegería a un hombre cuando grita falsamente fuego en un teatro, causando pánico”. En otras palabras, causar pánico a sabiendas es un delito.

   El teniente de policía Mike Lucas dijo que realmente causó un pánico. “Su intención no era causar paz o consuelo a nadie que estuviera en el negocio”, dijo Lucas. “De hecho, tiene suerte de estar vivo todavía, para ser honesto”. Andreychenko ingresó a Walmart el jueves por la tarde, dijo Lucas. Cuando lo hizo, el gerente de la tienda activó la alarma de incendios para iniciar la fuga de los clientes. No se dispararon tiros, y nadie resultó herido. Lucas dijo que la reciente serie de tiroteos masivos en lugares públicos puede haber puesto a los clientes en alerta máxima, lo que los llevó a llamar a la policía para informar sobre un atacante activo.

   “Todo lo que sabemos es el hecho de que entró aquí fuertemente armado con chaleco antibalas, con uniforme militar y causó un gran pánico dentro de la tienda. Entonces, ciertamente tenía la capacidad y el potencial de dañar a las personas”, dijo Lucas. “Y luego, obviamente, lo que sucedió en Texas y Dayton y todo ese tipo de cosas en los últimos siete días, eso está en la mente de todos”.

El Paso y Dayton

Un centenar de personas marcharon por el centro de El Paso, Texas, para denunciar el racismo y exigir leyes de control de armas al cumplirse una semana de la matanza perpetrada por un hombre que, según las autoridades, quería matar mexicanos. Al grito de “reforma de armas ya”, “Fuerza El Paso” y, en español, “aquí estamos y no nos vamos” los manifestantes incluían hispanos, blancos y negros vestidos de blanco para simbolizar la paz y portando 22 cruces de madera en representación de las víctimas.

   El hombre acusado del ataque, Patrick Crusius, dijo a los investigadores que quería matar mexicanos con su fusil AK-47. Crusius, de 21 años, está acusado de homicidio agravado. Fiscales federales dijeron que estudian añadir cargos de crímenes de odio.

   Al mismo tiempo, se realizaron funerales de varias de las víctimas de las matanzas en Dayton, Ohio y El Paso. Hubo oficios religiosos para las víctimas del ataque en Dayton, que dejó nueve muertos y más de 30 heridos. En El Paso hubo una misa de réquiem por Javier Amir Rodríguez. Era un estudiante de secundaria de 15 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario