Información Gral

Un bebé guaraní murió decapitado en el parto en un hospital

Un hombre denunció que su bebé murió decapitado por mala praxis cuando el personal médico de un hospital de Salta atendía el parto prematuro.

Viernes 22 de Diciembre de 2017

Un hombre denunció que su bebé murió decapitado por mala praxis cuando el personal médico de un hospital de Salta atendía el parto prematuro de la mujer, ambos integrantes de la comunidad guaraní La Bendición, de Salvador Mazza.

Ignacio Cuellar denunció anteayer ante la Comisaría 40 de esa ciudad salteña que la mujer, Reina Velázquez, de 30 años, entró de manera prematura en trabajo de parto en la comunidad por lo que fueron al centro médico local, y de allí la derivaron en ambulancia al Hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal, a unos 55 kilómetros de distancia. Cuellar relató que alrededor de las 10 las enfermeras le pidieron que fuera a comprar pañales y que, al volver, su esposa "ya había sido llevada a la sala de parto". El hombre relató a medios locales que cuando quiso entrar a presenciar el parto no le permitieron ingresar.

"Me dijeron que la partera y el doctor se iban a hacer cargo, pero después del mediodía pude ver a mi esposa y me dijo que el bebé habría fallecido", sostuvo.

Según consta en la denuncia, a la que tuvo acceso Télam, transcurrido un tiempo le informaron al hombre que el bebé había fallecido en el parto y alrededor de las 18.30 "el doctor Carlos Carrizo le hizo entrega del cuerpo en una bolsita", y fue entonces cuando Cuellar "observó que la cabeza del bebé esta desprendida del cuerpo".

El director del hospital, José Fernández, confirmó el trágico suceso y explicó que se trató de "un parto de un feto de 22 a 24 semanas, que pesaba 700 gramos y nació de nalga. Se constató que ya había fallecido y en esos momentos se priorizó la vida de la madre", indicó. El directivo agregó que "en el momento de parto sucedió lo que se llama retención de cabeza última, que es cuando se produce un espasmo uterino sobre el cuello del chico que está naciendo". El médico explicó que "durante los mecanismos de maniobras que se realizaban para destrabar la cabeza sucedió un desgarro del cuerpo del chico. Eso suele suceder y está descripto en los libros, aunque no es muy habitual", expuso.

Al ser consultado sobre la denuncia de la familia guaraní, Fernández señaló que "si hay mala praxis lo determinará la Justicia".

En forma inicial, tomó intervención la Fiscalía Penal de Salvador Mazza, a cargo de Armando Cazón, quien dio las primeras directivas, y ante la magnitud del hecho la causa fue girada a la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario