Información Gral

Trump rogó a Dios por los 44 tripulantes y Putin llamó a Macri

Más gestos de cooperación mundial ante la emergencia que vive Argentina. Un avión británico batió un récord de vuelo para llegar

Jueves 23 de Noviembre de 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a través de su cuenta de Twitter "que Dios esté con los 44 tripulantes" del submarino de la Armada Argentina desaparecido.

"Hace tiempo que di la orden de ayudar a Argentina con la misión de búsqueda y rescate de su submarino desaparecido. 44 personas a bordo y no queda mucho tiempo. ¡Que Dios esté con ellos y con el pueblo de Argentina!", tuiteó el mandatario estadounidense.

La Marina estadounidense está colaborando con la búsqueda y desplegando dos recursos de rescate: la Cámara de Rescate Submarino (SRC) y el Vehículo operado a distancia (ROV). Ambos fueron transportados por tres aviones estadounidenses C-17 Globemaster III y un C-5 Galaxy.

En tanto, el presidente Mauricio Macri dialogó por teléfono con su par de la Federación Rusa, Vladimir Putin, quien le ofreció un buque oceanográfico de alta complejidad y "proporcionar asistencia adecuada en las operaciones de búsqueda y rescate" del ARA "San Juan".

Desde la Quinta de Olivos, el mandatario recibió el "apoyo" del líder ruso. "Putin expresó las palabras de apoyo en relación con la situación con el submarino ", indicó un comunicado oficial del Kremlin.

Los mandatarios acordaron que los correspondientes ministerios castrenses estarán en contacto, y "también discutieron algunos asuntos de actualidad sobre el desarrollo de la cooperación entre Rusia y la Argentina", señaló el texto difundido en Moscú.

Avión británico

Un avión británico hizo el vuelo directo más largo de la historia de la aviación militar del Reino Unido para colaborar en la búsqueda del submarino, relató el agregado de Defensa adjunto de la embajada inglesa en la Argentina.

Cuando las personas están en peligro "no hay otra opción que ser solidario, y nosotros somos expertos en problemas en submarinos" dijo a Télam el mayor Adam Wise apenas descendido del imponente Airbus 330 de la Royal Air Force (RAF).

El funcionario se alojó en un hotel de Comodoro Rivadavia junto a la tripulación de 16 ingleses que acababan de llegar al aeropuerto local trayendo elementos para el operativo de rescate.

"Hicimos el vuelo directo más largo de la historia de la aviación" inglesa, refirió al abrir el diálogo, mientras sus compañeros arribaban al hotel después de aterrizar en el aeropuerto .

El funcionario británico explicó que los integrantes de la RAF "son 16 entre pilotos (5), técnicos y operadores de carga (11) porque es la primera vez que un vuelo de este tipo se realiza sin escalas". Por ello "fue necesario un reemplazo de pilotos en pleno vuelo", agregó.

El Airbus 330 voló desde Brize Norton (en las afueras de Oxford) a Comodoro Rivadavia.

Críticas de los familiares

Familiares de los tripulantes cuestionaron ayer la aplicación del protocolo de búsqueda y aseguraron que se debió haber aceptado antes la ayuda internacional, pese a que desde la Armada indicaron haber cumplido con ese procedimiento en los plazos previstos.

Los hermanos de Cristian David Ibáñez, cabo principal y parte del equipo de radaristas del submarino, aseguraron vivir "con mucho dolor y angustia" el tiempo de espera y que les parece "increíble" que aún no se haya dado con el sumergible perdido desde hace una semana.

"Esperamos un milagro, que nuestro hermano aparezca junto con todos sus compañeros de la tripulación, pero también siento que estoy esperando un velorio y no quiero. Yo necesito abrazar a mi hermano", expresó a Télam Elena Alfaro, una de las hermanas de Ibáñez.

Ella y Federico, el otro hermano, viajaron ayer para acompañar a la madre de ambos, que se hospeda en la Base Naval de Mar del Plata a la espera de noticias.

"Desde que nos dijeron que había desaparecido afirmaron que por protocolo el submarino debía estar en superficie. Si están buscando un submarino y no un barco, ¿por qué no lo buscaron desde un primer momento bajo el agua?", cuestionó Federico.

"Tengo mucho dolor por las decisiones que se tomaron. Tanto protocolo, y ahora quién nos lo devuelve", se lamentó entre lágrimas Elena.

La hermana del submarinista aseguró que están a la espera en la base naval "para sumar fuerza, una oración, una súplica al cielo para que madres, padres, hijos y familiares puedan volver a abrazar a los 44 tripulantes del submarino".

Otra de las críticas que esgrimieron fue la "demora". "Si hubiesen aceptado la ayuda apenas se supo (sobre) la comunicación, ya los habrían encontrado. Perdieron el tiempo por seguir el protocolo. Desde un principio tendrían que haber acepado la ayuda", opinó el hermano de Ibáñez.

"Acepto la realidad, pero me queda una impotencia, porque esto podría haber terminado bien más allá de lo que haya sucedido, que es un accidente. Los hubiesen buscado primero por abajo y después por arriba, ese es mi punto de vista", argumentó.

Para los familiares "la angustia de vivir en la incertidumbre es lo peor" y "es impresionante que haya pasado tanto tiempo y aún no sepamos nada".

Federico contó a Télam que su hermano le había mandado fotos a su madre desde Ushuaia, desde donde zarpó el ARA San Juan, y le había pedido que lo espera en el puerto de Mar del Plata, donde aún lo aguardan una hija y esposa.

"Mi madre es una persona de fe, pero si llega a suceder (lo peor) le puede hacer mucho daño a mi hermana y a mi madre, porque ellos quieren creer. Yo también creo, pero estaría más tranquilo si se hubiera hecho todo lo que creo que debía hacerse. Que los busquen ahora sabiendo que no queda tiempo me da bronca", sintetizó.

Respecto de la actuación de las autoridades dijo que quienes "actuaron mal fueron los que pasaron mal la información al Presidente, minimizando el hecho. Si alguien recibe una información equivocada nadie se va a preocupar. Le llegó la información a destiempo".

Consultado por esta supuesta demora, Gabriel Galeazzi, capitán de navío de la Armada en Mar del Plata, afirmó: "La ayuda internacional fue aceptada de inmediato y todos los buques de investigación científica zarparon hacia la zona".

"Piensen que el área de rastreo es del tamaño de la provincia de Buenos Aires, mientras que el sensor de barrido tiene cerca de un kilómetro de alcance y el buque se mueve a 20 kilómetros por hora. No es algo rápido de cubrir".

Galeazzi indicó que continúan llegando familiares desde todo el país a la Base Naval de Mar del Plata.

"Hay más de 50 que están alojados tanto en la base militar como en otros lugares de Mar del Plata. Se buscó en superficie con las unidades aéreas, con los barcos de guerra y los buques científicos. No cesaremos hasta encontrarlo", cerró Galeazzi.

oración. Familiares de la tripulación rezan en conjunto en la Base Naval de Mar del Plata.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario