Información Gral

Siguen la pista de la mafia china por ataques en Pergamino y Colón

El homicidio de tres ciudadanos chinos en Junín habría sido cometido por la mafia de ese país, según publica la web El Faro, de la vecina ciudad bonaerense de Colón.

Viernes 29 de Marzo de 2019

El homicidio de tres ciudadanos chinos en Junín habría sido cometido por la mafia de ese país, según publica la web El Faro, de la vecina ciudad bonaerense de Colón.

En 2016, el cabecilla de Pixiu era Ye Yong, de 37 años, alias "Di" o "Andi"), quien fue aprehendido. La segunda vez que lo atraparon había estado en la ciudad de Pergamino, donde tenía dos supermercados mayoristas. En Colón sería el responsable de pedir una cuota mensual a los supermercadistas chinos. La cuota era muy alta. En caso de negarse la contrapartida era muy aleccionadora. El peligroso clan Pixiu es un desprendimiento de las tríadas Jia Yuan, Wang Ke y Jong Long, que operan en varios países.

Pixiu es el nombre de una criatura de la mitología china parecido a un león alado con cabeza de dragón; se lo considera de buena suerte y protector de todo mal.

En mayo de 2016, cinco supermercados de Colón recibieron amenazas de esta triada. Según expusieron, los propietarios recibieron por debajo de la puerta un texto -escrito a mano y en idioma chino- en el que se pedía la entrega de "50 mil dólares", seguido de una amenaza de muerte con una firma que traducida al castellano significa "Alan". "Buscá gente que te solucione esto", "Entregá 50.000 dólares si no querés que te incendiemos el comercio o le pase algo a tu familia", decían algunos de los manuscritos. Para infundir más temor aún, también recibieron un llamado extorsivo rectificando la amenaza. "Si querés vivir no hagas preguntas y pagá", "ya sabés cómo solucionar el problema": algunas de las frases vertidas vía telefónica.

Finalmente, los dueños de dos locales denunciaron que además sufrieron atentados en la puerta de sus comercios. Uno de los comercios más damnificados es un supermercado ubicado en calle La Merced al 1000, de Pergamino, cuyo dueño no sólo recibió unas cartas y llamados amenazantes a su celular; sino que además la mafia incendió gomas en la puerta del local. Pero el hostigamiento no finalizó allí: dos hombres en moto y con el rostro cubierto arrojaron bombas de gas lacrimógeno en la puerta del local, que afectó a varios clientes.

La mayoría de los supermercadistas chinos fueron víctimas de amenazas y hubo casos de quienes pagaron una parte del monto que exigía la mafia china con la esperanza de que finalizara el hostigamiento, pero al cabo de unos meses la organización volvió a actuar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});