Información Gral

Señales que encienden la alarma

Cuáles son los indicadores a los que hay que prestar atención. Las acciones que se llevan a cabo para que jóvenes y adultos incorporen que las relaciones de pareja, ocasionales o duraderas, deben estar despojadas de toda violencia

Jueves 08 de Marzo de 2018

En una relación suele haber conflictos pero no por eso deben terminar en situaciones de violencia. Para que esto no suceda una de las primeras cuestiones a derribar son los mitos en torno del amor romántico, tan instalados en nuestra cultura.
   Aliados de la violencia de género, los clichés sobre qué es amar o qué es el amor, alimentan la sumisión, la relativización y la aceptación de acciones —que en general encarnan los varones— y que ponen a la mujer en lugar de objeto, lo que con el tiempo las empuja a la destrucción psicológica y tal vez a la muerte.
   "Es un sol, pero a veces yo me pongo pesada y él se enoja"; "Es que hablo mucho ¿viste? y a los hombres no les gusta que les rompan las pelotas"; "¿Quién me va a querer como él?"; "Estamos mal, peleamos todo el tiempo, pero si lo dejo me quedo sola...y ya no tengo 20 años"; "Si no hay celos no hay amor"; "Ambos tenemos las claves del otro en las redes sociales, es una cuestión de confianza, no tengo nada que ocultar"; "No me deja que tenga a ninguno de mis ex en Instagram, ni en Facebook, pero es lógico, yo tampoco se lo permito"; "Es muy caballero, me acompaña a todos lados, no me deja ni un minuto sola". La lista de frases relacionadas con lo que muchas mujeres — y hombres— entienden por amor es interminable. Todas encierran lo mismo: estereotipos en los que a ellas les toca ser sensibles, comprensivas, sumisas, delicadas, incondicionales y a ellos protectores, fuertes, controladores.
   La prevención de la violencia, desde las primeras relaciones afectivas entre adolescentes, es un paso importante que toma cada vez más fuerza tanto desde el Estado como desde las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por el fin de la violencia de género. El camino es largo pero se fue avanzando y es bastante frecuente escuchar hoy a chicas y chicos hablar con naturalidad de estos temas y tener en claro qué significa, y qué no, amar a otra o a otro.

   Carolina Mozzi, directora del Instituto Municipal de la Mujer, en Rosario, destacó que la principal función del área es la prevención de la violencia y la promoción de relaciones sin violencia, además de contribuir a alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones a través de la institucionalización de la perspectiva de género. También se brinda asesoramiento sobre los derechos de las mujeres y contra la discriminación por razón de sexo. "Hacemos un abordaje transversal y tenemos varios programas que trabajan con la población joven. En algunas propuestas específicas, en tercer año, y junto al Ministerio de Educación de la provincia, nos orientamos a concientizar y sensibilizar a los chicos y chicas que están más movilizados, que suelen ser los que integran los centros de estudiantes, y son ellos los hacen campaña dentro de las escuelas".
   "Buscamos abordarlo desde lo positivo, es decir, desde la promoción de relaciones sin violencia. Cuestionamos los estereotipos y lo hacemos a través de encuentros sostenidos en los barrios, los polideportivos municipales, los centros de convivencia, las escuelas, intentando llegar a jóvenes de todas las edades", mencionó la funcionaria.


Atentas y despiertas

Aún perduran las nociones de que el amor debe ser para siempre (pase lo que pase), de que la mujer tiene que comprender al varón cuando está enojado, cansado, malhumorado. Todavía subsiste en la cultura que el femenino es el sexo débil. Las campañas locales y nacionales de igualdad de género no tienen la intensidad ni la continuidad que exige la realidad que se vive en torno a las situaciones de violencia contra las mujeres y el creciente número de femicidios. Por eso, la charla cotidiana en los hogares, entre los pares, en los distintos ámbitos, suelen ser muy productivas y efectivas.
   Muchas adolescentes y jóvenes reproducen en sus vínculos lo que ven en su casa o se identifican con lo que le sucede a la madre o a la hermana mayor. Por eso, estar atentas y despiertas es tan importante para cortar con los abusos, decir basta y tener en claro que:

•Violencia sexual es cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer a decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva, en cualquier momento y en cualquier tipo de relación.
• Violencia contra las mujeres es cualquier acción o conducta que basada en una relación desigual de poder que cause daño, sufrimiento físico, sexual, psicológico o muerte de la mujer. O que afecte su libertad, su dignidad o su integridad tanto en el ámbito público como privado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario