Información Gral

"Se bamboleó, se desabrochó el cinto y empezó a masturbarse"

Según la denunciante, el pasajero empezó a "bambolearse" hacia ella después de la cena -que se sirve antes de cumplidas las dos horas del despegue nocturno-, "cuando la gente comienza a dormirse".

Miércoles 15 de Noviembre de 2017

Según la denunciante, el pasajero empezó a "bambolearse" hacia ella después de la cena -que se sirve antes de cumplidas las dos horas del despegue nocturno-, "cuando la gente comienza a dormirse".

Ahí fue su primer llamado de atención hacia la tripulación. Después -asegura- "el hombre se desabrochó el pantalón y empezó a hacer gestos de masturbación debajo de la almohadita para taparse".

La tripulación -según denunció- le dijo que no podían darle otro asiento porque el avión estaba lleno. "Ni siquiera tuvieron el gesto de querer cambiarle el lugar con otro pasajero", denunció la querella. Pero sí la cambiaron al jump seat -el asiento de los aeromozos-, donde viajó ocho horas.

"Cuando estaban por aterrizar, el jefe de cabina, que la había contenido, le dijo que tenía que volver al asiento original". La pasajera Klass se negó a volver al lado de Carayón y -alega- recibió la amenaza de que si no hacía caso la iban a denunciar y quedaría detenida.

La mujer, que volvía de un curso en Croacia, estuvo en Barcelona, hizo escala en París y de ahí embarcó hacia Buenos Aires, se mantuvo firme en su negativa. Y recién ahí otro tripulante avisó que le había conseguido un cambio de lugar. "Es algo que podrían haber hecho por sentido común dos horas antes, y no lo hicieron".

El punto clave es que el jefe de cabina no habría informado al comandante -la autoridad máxima en ese vuelo- que lo que realmente pasaba era una escena de masturbación.

"Por eso lo imputaron. No le dijo al comandante todo lo que él sabía, porque está acreditado que él sí lo sabía".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario