Información Gral

Se ahogó por intentar salvar a su hijo en el lago Puelo

Un hombre de 59 años murió anteayer ahogado en el lago Puelo, en la provincia de Chubut, al intentar salvar a su hijo, de 28. Se trata del mendocino Eduardo Laudadío, quien junto a sus hijos Javier Ignacio, de 28 años, y José Gabriel se encontraban de visita en ese paraje turístico del sur argentino y en uno de sus paseos intentaron cruzar el río Azul desde la desembocadura en el lago Puelo, informó la policía de Chubut.

Lunes 29 de Enero de 2018

Un hombre de 59 años murió anteayer ahogado en el lago Puelo, en la provincia de Chubut, al intentar salvar a su hijo, de 28. Se trata del mendocino Eduardo Laudadío, quien junto a sus hijos Javier Ignacio, de 28 años, y José Gabriel se encontraban de visita en ese paraje turístico del sur argentino y en uno de sus paseos intentaron cruzar el río Azul desde la desembocadura en el lago Puelo, informó la policía de Chubut.

Sin embargo, al intentar cruzar el río Azul, el hijo más joven fue arrastrado por la corriente y su padre, Eduardo, intentó ayudarlo. Entonces se tiró al agua para salvarlo, pero también fue arrastrado por la corriente.

Finalmente José Gabriel logró llegar a la orilla, pero su padre continuaba en el agua, así que su hermano decidió ir a ayudarlo y ambos terminaron arrastrados por el agua.

Ante esta situación intervinieron Prefectura y Personal del Parque Nacional de Lago Puelo, quienes lograron rescatar a ambos e inmediatamente les practicaron Reanimación Cardio Pulmonar (RCP), logrando salvar la vida de Javier, informó la prensa chubutense. Sin embargo, Eduardo Laudadío tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital local, donde continuaron practicándola RCP y otras maniobras de reanimación sin éxito. El deceso se produjo "tras paro cardiorespiratorio por asfixia por inmersión", informó el diario Río Negro.

Laudadío era un vecino muy estimado de Guaymallén y padre de una familia numerosa. De acuerdo a lo que se conoció, la familia había llegado a veranear días antes. Se alojaron en un camping de la zona y fueron a pasar el día a la zona conocida como El desemboque. Luego recorrieron el río Azul hasta su desembocadura en el lago Puelo. En ese sector se arrojaron al agua. Cuando se produjo el primer arrastre, algunos turistas prestaron colaboración y fueron quienes alertaron a las autoridades policiales locales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario