Información Gral

Revelan que el 75 por ciento de las víctimas de crímenes en Brasil son de raza negra

La violencia contra la población negra o mestiza, que representa más de la mitad del total, creció 33 por ciento, reporta un estudio.

Jueves 06 de Junio de 2019

Ser negro en Brasil significa tener mayor riesgo de ser asesinado.

En una década la violencia contra la población negra o mestiza -que representa más de la mitad del total- creció 33 por ciento.

Con una tasa de 31,6 muertes por cada 100 mil habitantes, Brasil se ha consolidado como uno de los países más violentos del mundo.

El estudio, basado en datos del Ministerio de Salud, reportó un incremento de 4,2 por ciento en las muertes respecto de 2016.

A los investigadores del Instituto de Pesquisa Económica Aplicada y el Foro Brasileño de Seguridad Pública que trabajaron en el Atlas les llamó la atención el preocupante aumento de la violencia hacia grupos específicos: negros, LGBT y mujeres.

La cruenta guerra entre facciones criminales por el control del mercado de drogas en el norte y noreste del país alcanzó un nuevo récord de homicidios en 2017 con 65.602 muertes. Pero un dato alarmante subyace al total de víctimas según el informe divulgado ayer Atlas de la Violencia: el 75 por ciento de los muertos eran personas negras.

El año de 2017 fue el más violento de la historia de Brasil, con un registro de 65.602 homicidios, un 4,9 por ciento superior a 2016, según los datos oficiales divulgados ayer por el Foro Nacional de Seguridad Pública y el gubernamental Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA).

El índice mostró el nivel de epidemia de homicidios, con 31,6 muertes por cada 100 mil habitantes y también reflejó el aumento de las disputas de organizaciones de narcotraficantes desplegarse por todo Brasil.

Las regiones más violentas fueron las más pobres del país, el norte amazónico y el noreste, donde el índice de homicidios fue de 45 cada 100 mil habitantes.

"El estudio trae tendencias preocupantes en todo sentido", dijo el presidente de Ipea, Carlos Von Doellinger.

Según el funcionario, la disputa territorial por el tráfico de drogas en el norte amazónico fronterizo con Colombia, Perú y Bolivia por parte de las bandas criminales de Río de Janeiro y de San Pablo explica el aumento de los homicidios en la región.

Según el estudio, 15 estados tuvieron caída en el índice de homicidios en 2017 pero en otros siete la suba fue mayor del 10 por ciento. En Ceará, nordeste, la tasa de homicidios aumentó 48,2 por ciento respecto de 2016, mientras que hubo una reducción en San Pablo, Paraná y Minas Gerais.

La población más joven de entre 15 y 29 anos fue la príncipal víctima de los asesinatos en Brasil: fueron 35.783, el 94 por ciento hombres.

Los estados donde más murieron jóvenes fueron los nordestinos Rio Grande do Norte, Ceará, Pernambuco, Alagoas, Bahía, Sergige y los amazónicos Acre, Pará y Amapá. En números absolutos, no obstante, Bahía fue el estado con mayor número de muertes con 7.487.

Bolsonaro, ultraderechista

Los brasileños dieron un giro radical al elegir presidente el año pasado a Jair Bolsonaro, un excapitán del ejército ultraderechista que rompió con la hegemonía de más 16 años de gobiernos de izquierda. Con un discurso duro contra la criminalidad, Bolsonaro adoptó el flagelo de la violencia como uno de los ejes de su campaña y prometió tolerancia cero. Una vez en el poder flexibilizó las reglas para la posesión y porte de armas de fuego, un asunto que divide opiniones en Brasil.

El Atlas de la Violencia reportó un crecimiento de las muertes por armas de fuego, que en total explicaron el 72 por ciento de los homicidios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario