Información Gral

Polémica en India por abatir una tigresa que mató a 13 personas

La autorización la dio el Tribunal Supremo. Antes se la había amnistiado, al saberse que tenía dos cachorros. Pero siguió matando humanos

Domingo 04 de Noviembre de 2018

Una tigresa "comehombres", acusada de haber matado a más de una docena de personas en los últimos dos años, fue abatida en una cacería a gran escala en la India. La noticia de la muerte de la tigresa, conocida como T1 por los cazadores y como Avni por los defensores de la fauna, ha causado un gran alivio entre los aldeanos que vivían con la amenaza de ser atacados por el animal, pero los "animalistas" condenaron la "ejecución". La ONG Peta fue una de las que condenó el abatimiento del felino en las redes sociales y lo consideró "un crimen". Los cazadores aseguran que usaron inicialmente un sedante pero la tigresa los atacó y debieron abatirla. a los cazadEn todo caso, no se usó la opción de dormir al animal con un sedante y trasladarlo a una reserva, habida cuenta de que el tigre está en peligro de extinción.

La tigresa fue abatida a tiros en la selva del estado de Maharashtra, en el oeste de India. Casi 200 personas fueron movilizadas durante tres meses. Además se desplegaron recursos como vigilancia las 24 horas desde plataformas en árboles, perros entrenados, un centenar de cámaras-trampa, drones y tiradores expertos montados en elefantes. Se intentó atraerla con todo tipo de trucos: con orina de otra tigresa y cebos en forma de caballos y cabras atados a árboles. Incluso se usó el perfume Obsession for Men, de Calvin Klein, que contiene una feromona llamada civetona, que puede atraer jaguares según un experimento realizado en EEUU.

A la tigresa se la "imputaba" la muerte de 13 personas desde junio de 2016. Su primera víctima fue una mujer cuyo cadáver fue encontrado en una plantación de algodón. Desde entonces, mató a 12 pastores hombres. De las últimas cinco muertes, una fue en diciembre de 2017, otra en enero de 2018 y tres más en agosto. Las pruebas de ADN tomado de las heridas de siete de las 13 víctimas demostraron que cinco de ellas fueron efectivamente infligidas por un tigre hembra. Muchas de sus presas humanas resultaron decapitadas.

Tras los últimos ataques de agosto, que provocaron un clamor popular a favor de la caza de T1, a los granjeros y ganaderos de Pandharkawada se les aconsejó que regresaran temprano de los campos y bosques, y que solo se aventuraran en grupos en el territorio de los tigres. También se recomendó no defecar en los campos abiertos, una práctica común en las aldeas indias.

Los medios de comunicación locales han informado de que no se usó ningún calmante para intentar adormecer a Avni-T1. La tigresa tenía seis años y era madre de dos pequeños cachorros de 10 meses, por lo que la polémica ha estallado rápidamente. A pesar de que el tigre es una especie en vías de extinción, el Tribunal Supremo autorizó su caza el pasado 4 de septiembre, pero la sentencia especificaba que el animal solo podría ser abatido si los calmantes no hacían efecto. El permiso provocó una avalancha de peticiones de perdón para la tigresa. Hubo una primera orden judicial en enero, que fue paralizada cuando se supo que la tigresa tenía crías. Finalmente se reactivó después de los tres ataques mortales de agosto. El jefe del Departamento de Conservación de India, A. K. Mishra, aseguró se le disparó un dardo tranquilizante. "Pero ella atacó al equipo, obligando a disparar en defensa propia. La tigresa murió de un solo disparo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});