Información Gral

"Pity" Alvarez y su relación con las armas, una constante como las adicciones

El rockero tiene muchos antecedentes por agresiones armadas. Llegó a amenazar a una menor y a herir en una pierna a su manager

Domingo 15 de Julio de 2018

Cristian "Pity" Alvarez pasó ayer su primer día completo en el penal de Ezeiza, luego de la fuga que protagonizó después de asesinar el jueves de cuatro tiros a un vecino del edificio en el que vivía en Villa Lugano. El uso de una pistola calibre 7,65 (no registrada) hallada en el lugar del crimen, es una constante en la violenta vida del cantante de rock, casi tanto como el uso de drogas. De hecho, las denuncias por actos violentos con armas de fuego llevaron a Pity ante la Justicia al menos dos veces en el pasado. Y en 2008, una entrevista para la revista Rolling Stone fue ilustrada con un primer plano del Pity apuntando a la cámara con un revólver calibre 38 (ver foto en esta página). La fuerte imagen se volvió un ícono y casi un sinónimo de Pity Alvarez.

El asesinato de cuatro tiros a quemarropa de Cristian Díaz en Villa Lugano el jueves resulta así el clímax final de una relación con las armas de fuego que viene de muchos años. Alvarez se había jactado en público tanto de su adicción a las drogas duras como a la portación de armas de fuego. Incluso estuvo preso entre septiembre de 2010 y marzo de 2011, aunque cumplió la detención en un psiquiátrico de Banfield. La privación de la libertad resultó de haber amenazado con un arma de fuego y romperle el celular a una admiradora que era menor de edad. La niña se acercó hasta el auto del artista a pedirle una foto y el músico, irritado, le rompió el celular y después amenazó a la madre de la chica con un arma de fuego. "Dijo que no tenía problemas en pegarle dos tiros en las piernas", declaró la chica. Madre e hija hicieron la denuncia y Pity estuvo demorado en una comisaría. La denuncia llegó a los tribunales. Fue declarado inimputable por el Tribunal Oral 20 y liberado, pero obligado a continuar su tratamiento. Un antecedente que de seguro su abogado defensor invocará en el nuevo proceso, aunque ahora se trate de un homicidio agravado. Una pericia psiquiátrica realizada entonces indicó que Alvarez "en el momento de suceder los hechos investigados no ha podido comprender la criminalidad del acto ni dirigir sus acciones". El informe también puntualiza que "tiene un trastorno de personalidad con ‘poliadicción' a sustancias psicoactivas que lo han presentado como descompensado en distintas situaciones", y que "es propenso a la acción antes que al razonamiento".

De manera que no es la primera vez que Pity se enfrenta a una causa penal, ni tampoco que la Justicia evalúa si puede ser juzgado. Está claro que la defensa de Alvarez apuntará a su ininputabilidad, casi como único recurso defensivo, dado que los hechos parecen probados, los testimonios en su contra son muchos y no falta ninguno de los elementos de prueba, incluida el arma, una pequeña pistola calibre 7,65 que fue abandonada por Alvarez en una alcantarilla antes de darse a la fuga. El arma no estaba registrada.

Hace diez años, Pity lvarez brindó una entrevista a la revista Rolling Stone más que llamativa. El título de la nota anticipaba el actual drama: "Yo ando armado porque los demás andan armados", decía Pity. La foto de la nota, que se volvió emblemática, la tomó el fotógrafo Fernando Gutiérrez: Pity empuña un revólver calibre 38 y apunta a la cámara. Según se dijo entonces que el artista debió descargar el tambor del revólver para hacer la foto. Razonablemente, el fotógrafo temía un accidente fatal.

En 2010, apenas dejado atrás el grave incidente con la menor y su madre, se dio otro antecedente insoslayable. Ocurrió el 31 de agosto de ese año, cuando el líder de Viejas Locas le disparó en una pierna a su manager y amigo Alejandro Novara. El grave hecho ocurrió en un hotel, Puerto Marinas, del barrio porteño de Núñez. La víctima intentó proteger al músico en todo momento: no hizo la denuncia policial e insistió en que se trató de una "detonación accidental". Hasta se negó a identificarlo como autor del disparo. Finalmente, Pity fue identificado cuando la policía pidió los registros de las cámaras de seguridad del hotel.

Otro antecedente conocido _pero no violento_ se dio en 2011, cuando Pity fue invitado al programa de radio de Juan Di Natale. El periodista le preguntó por su relación con las armas. La respuesta fue pacifista: "Canté contra las armas y voy a seguir cantando, porque la violencia física es debilidad mental. El que pega primero es el más débil, y el que tira, también. Que quede claro que yo no uso armas". Pero de fondo se oyó en la entrevista radial un golpe seco sobre la mesa. Pity acababa de depositar un arma sobre la mesa. Di Natale preguntó si era un chiste. Pity contestó: "Es una réplica, un chiste. Le sacás una réplica a un tontito y se piensa que es de verdad". Di Natale contó luego: "Yo lo quiero y lo conozco hace un montón de años. Yo quería que hable del tema de las armas porque él tiene temas a favor del desarme. Y él sacó el arma".

En enero de 2012 la policía lo encontró deambulando por barrio Samoré, en Villa Lugano. Un vecino denunció que había visto a un hombre con una pistola en la cintura. Pity portaba que una pistola calibre 45 con la numeración limada. Fue imputado por portación de arma de guerra.

De manera que cuando el jueves pasado Pity acribilló a tiros a su víctima Cristian Díaz, tenía un extensísimo prontuario de uso ilegal de armas de fuego.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario