Información Gral

Perpetua a un prefecto que asesinó a dos mujeres en una noche

Orlando Ojeda, de 48 años, mató a tiros a su ex pareja, de 35 años, y a los 15 minutos ultimó de la misma manera a su ex esposa, de 45, en Paraná.

Jueves 17 de Mayo de 2018

Un prefecto fue condenado ayer a prisión perpetua por el doble femicidio de sus ex parejas, una de ellas madre de sus tres hijos, a quienes mató a balazos con 15 minutos de diferencia, en sus respectivas viviendas de la ciudad de Paraná, en noviembre de 2016.

La condena recayó en Orlando Ojeda, de 48 años, quien era integrante de la Prefectura Naval Argentina -de donde fue exonerado tras el hecho-, y fue acordada en un juicio abreviado. A tal fin se realizó una audiencia en el Tribunal de Juicio 3 de Paraná, a la que asistió Ojeda con sus defensores y los integrantes del Ministerio Público de Paraná asignados a este caso, encabezados por el fiscal Juan Ramírez Montrull.

Los fiscales leyeron los cargos contra el ahora ex prefecto y enumeraron las pruebas obtenidas para considerarlo autor del doble femicidio, entre ellas las evidencias halladas en las escenas de los crímenes, estudios forenses, psiquiátricos y físicos, y reseñaron los testimonios incorporados al expediente.

Las víctimas de asesinato del entonces prefecto fueron Miriam Romina Ibarra, de 35 años, y Lidia Milessi, de 45, esta última madre de sus tres hijos, quienes fueron asesinadas con una diferencia de 15 minutos entre sí.

En tanto, el herido es Guillermo Suárez, de 29 años, vecino de Ibarra, quien sufrió lesiones de bala cuando intentó auxiliar a la mujer junto a otras personas que resultaron ilesas.

Los crímenes fueron cometidos pasadas las 21 de ese día en dos viviendas del barrio Mosconi, una situada en la calle 538, sin numeración, donde residía Ibarra, quien trabajaba en el servicio de emergencias 911 de la policía provincial, y otra ubicada en Medus 2014, donde residía Milessi con los tres hijos del prefecto. Según se determinó durante la instrucción fiscal, en ambos casos Ojeda empleó su arma reglamentaria para ejecutar a sus ex mujeres de disparos en la cabeza, con el caño del arma apoyado, además de otros balazos en distintas parte del cuerpo.

La primera mujer en ser atacada fue Ibarra, quien hacía unos dos meses había interrumpido su relación con el prefecto y tenía dos hijos de 11 y 13 años de una relación anterior.

De acuerdo a la reconstrucción realizada en el marco de la pesquisa, la mujer se encontraba adentro de su vivienda cocinando cuando llamaron a la puerta, uno de sus hijo abrió y Ojeda ingresó violentamente.

Ibarra corrió hacia una de las habitaciones pero cayó antes por un disparo en la espalda y murió a causa de otro tiro en la cabeza con el que Ojeda la remató frente a los niños.Tras ese crimen, Ojeda se dirigió a la casa de la madre de sus hijos, Milessi, a quien también atacó a tiros.

La mujer llegó a ser trasladada malherida al Hospital San Martín, de la ciudad de Paraná, donde finalmente murió.

orlando ojeda. El prefecto desató las tragedias en una noche de furia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario