Información Gral

Nobel de Física a tres astrofísicos que investigan la evolución del universo

Son un canadiense y dos suizos que contribuyeron al entendimiento del lugar de la Tierra en el cosmos, informó la Real Academia de las Ciencias.

Miércoles 09 de Octubre de 2019

El astrofísico canadiense James Peebles y sus colegas suizos Michel Mayor y Didier Queloz lograron ayer el Nobel de Física por su contribución al entendimiento de la evolución del universo y el lugar de la Tierra en el cosmos, informó la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

Peebles fue premiado por sus descubrimientos teóricos en cosmología física, mientras que Mayor y Queloz por el hallazgo de un exoplaneta orbitando una estrella de tipo solar, informó EFE.

Peebles es experto en cosmología, nació en 1935 en la ciudad canadiense de Winnipeg y está adscripto a la Universidad de Princeton, en los Estados Unidos.

Según el comité Nobel, "el marco teórico desarrollado a lo largo de dos décadas por Peebles es la base de nuestra comprensión moderna de la historia del universo, desde el Big Bang hasta nuestros días".

Mayor nació en 1942, compartió buena parte de su trabajo de investigador con su colega y compatriota Queloz, nacido en 1966, ya que ambos trabajan en la Universidad de Ginebra, en Suiza.

Los dos han explorado la vía láctea en busca de mundos desconocidos, y fueron los primeros en descubrir en 1995 un planeta fuera de nuestro sistema solar, un exoplaneta, que orbitaba la estrella 51 Pegasi.

El miembro de la Academia sueca de Ciencia Ulf Danielsson explicó ayer a la prensa los detalles del premio, para lo que escogió una taza de café con leche y azúcar.

Es que para Danielsson el universo puede crearse en una taza de cristal, a la que fue echando café: "Esta es la energía oscura"; la "cantidad justa de crema, esta es la materia oscura, y ahora una pequeñísima cantidad de azúcar, esta es la materia ordinaria, sobre la que ha girado la ciencia durante miles de años... hasta ahora".

Mientas Peebles se centró en "el café y la crema" de aquella taza que representa el universo, Mayor y Queloz lo hicieron "en lo que es más importante para nosotros, el azúcar, es decir en la materia ordinaria, de la que estamos hechos nosotros y todo lo que nos rodea", agregó Danielsson. Aunque apenas se conoce el 5 por ciento de esa materia, el modelo del Big Bang se ha convertido en el referente aceptado por los astrónomos, que en las últimas dos décadas identificaron más de cuatro mil exoplanetas.

El primero de ellos -el 51 Pegasi b, a 50 años luz de la Tierra-, fue descubierto en 1995 por Mayor y Queloz, culminando una labor iniciada años atrás por el primero para estudiar el movimiento de las estrellas y que le llevó a construir sus propios aparatos de medición.

En 1977 Mayor montó su primer espectrofotómetro en un telescopio al noreste de Marsella, en Francia, pero aunque logró rebajar la velocidad a 300 metros por segundo, esta era todavía demasiado alta para ver un planeta arrastrando a su estrella.

A principios de 1990, Queloz, entonces estudiante de doctorado, se unió al grupo de Mayor para desarrollar nuevos métodos que facilitaran mediaciones más precisas, una tarea que desembocó cuatro años después en un nuevo espectrofotómetro, que reducía la velocidad a 10-15 m/s y abonaba el camino al primer hallazgo de un exoplaneta. Todos los premios llevan incluida una dotación económica, que este año asciende a nueve millones de coronas suecas (912 mil dólares), y en este caso, una mitad del premio será para Peebles, mientras que Mayor y Queloz se repartirán la otra.

El galardón de Física sigue al de Medicina, que abrió la ronda de anuncios de la presente edición de estos prestigiosos premios, a los que se sumarán en los próximos días los de Química, de Literatura -por partida doble-, de la Paz y de Economía. Los premios son entregados el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y en el Ayuntamiento de Oslo, para el de la Paz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario