Información Gral

Nazaria Ignacia vivió en Buenos Aires hasta 1943 e inspiró a Francisco

Nazaria Ignacia March Mesa nació en 1888, en España, pero se nacionalizó boliviana donde llevó a cabo gran parte de su apostolado y fundó el primer sindicato obrero de mujeres de Bolivia. Luego, en 1930, se trasladó a la Argentina: en nuestro país vivió y se desempeñó en el barrio de Villa Pueyrredón de la ciudad de Buenos Aires donde creó la congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia que todavía hoy funciona y continúa con su obra.

Domingo 14 de Octubre de 2018

Nazaria Ignacia March Mesa nació en 1888, en España, pero se nacionalizó boliviana donde llevó a cabo gran parte de su apostolado y fundó el primer sindicato obrero de mujeres de Bolivia. Luego, en 1930, se trasladó a la Argentina: en nuestro país vivió y se desempeñó en el barrio de Villa Pueyrredón de la ciudad de Buenos Aires donde creó la congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia que todavía hoy funciona y continúa con su obra.

Según la actual superiora de la congregación, Daniela Pérez, el propio Jorge Bergoglio conoció, en sus épocas de arzobispo porteño, "a las hermanas" de la congregación. "De hecho, Francisco, durante sus visitas al barrio donde están las hermanas, decía: «Aquí ha taconeado una Santa»", contó Pérez.

Juan Carlos Gastaldo, colaborador de la congregación, dijo que Nazaria Ignacia, fallecida en 1943, "fue una mujer de aspecto alegre, de mirada profunda y atrayente. De estatura mediana, tirando a baja, cara redonda, ojos medianos y vivaces, siempre esbozaba una sonrisa".

Las crónicas de la congregación señalan que Nazaria Ignacia visitaba a los enfermos por las tardes y que era increíble la atracción que ejercía sobre grandes y chicos. En el trayecto se le acercaban mujeres a pedirle consejos y los niños se apiñaban a besarle la cruz, sus manos, el hábito.

Falleció en el Hospital Rivadavia de la Capital Federal en 1943 y se le atribuyen dos curaciones milagrosas, la primera a una mujer que casi muere en un parto. La otra, a una religiosa que sufrió un derrame cerebral y se curó sin explicación científica.

Hasta 1972 sus restos descansaron en Argentina; luego fueron llevados a Oruro. Fue beatificada en 1992 por el Papa Juan Pablo II en San Pedro.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});