Información Gral

Nahir se negó a declarar, pero le gritó "mentirosa" a la madre de la víctima

Nahir Galarza, la joven acusada de asesinar de dos tiros a su ex novio Fernando Pastorizzo en diciembre último en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, se negó ayer a declarar en la primera jornada del juicio por el caso y luego le gritó "qué mentirosa!" a la madre de la víctima cuando afirmó en su testimonial que la imputada "gritaba y golpeaba" a su hijo.

Martes 05 de Junio de 2018

Nahir Galarza, la joven acusada de asesinar de dos tiros a su ex novio Fernando Pastorizzo en diciembre último en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, se negó ayer a declarar en la primera jornada del juicio por el caso y luego le gritó "qué mentirosa!" a la madre de la víctima cuando afirmó en su testimonial que la imputada "gritaba y golpeaba" a su hijo.

Adrián, un amigo del padre de Fernando Pastorizzo, de 20 años, dijo a la prensa que para él Galarza cometió un crimen "a sangre fría y calculado porque ella pensaba que si no era de ella no era de nadie"."Acá hay dos familias destruidas", afirmó el hombre y respecto a la versión de que fue un hecho accidental que intentará instalar la defensa dijo: "¿Accidental? ¿Te parece, un disparo por atrás y otro a quemarropa? Es todo para aminorar la pena que le van a dar, espero que la Justicia sea justa."

Luego, la audiencia comenzó con la lectura de los alegatos de apertura de las partes, tras lo cual Nahir se negó a declarar.

Por ello, el tribunal integrado por los jueces Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian resolvió incorporar al debate las dos declaraciones indagatorias que la imputada realizó durante la instrucción de la causa ante el fiscal Sergio Rondoni Caffa.

En la primera de esas declaraciones la joven se autoincriminó mientras que en la segunda aseguró que los disparos que mataron a Pastorizzo fueron accidentales.

"Fue un accidente, no supe qué hacer, me pudieron los nervios. Nunca (en) mi vida se me cruzó en la cabeza que podía matar a una persona, ni siquiera por todo el maltrato que me hizo", declaró la joven al ampliar su indagatoria el 16 de enero.

Y en esa oportunidad, Galarza intentó explicar que en la primera declaración como imputada había mentido porque temió que culpen a su padre policía, que era el responsable de la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria que se convirtió en el arma homicida.

Por su parte, Silvia Mantegazza, la madre de Pastorizzo, fue la primera testigo en declarar y aportó detalles sobre la relación entre su hijo y la acusada.

La testigo relató al tribunal que "una vecina le contó que en más de una oportunidad" escuchó que había escuchado que Nahir "le gritaba y le pegaba a Fernando", ante lo cual, la acusada le gritó desde su asiento "¡qué mentirosa!", ante la sorpresa de todos los presentes en la habitación de unos 30 metros cuadrados en la que se lleva a cabo el debate.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario