Información Gral

Murió la mujer a la que le cortaron la pierna sana

Es la paciente de 66 años que tenía diabetes. La fiscal espera las pericias para saber si hubo mala praxis e imputa a los médicos de homicidio culposo.

Jueves 08 de Agosto de 2019

La mujer de 66 años a la que le amputaron la pierna sana en una clínica del partido bonaerense de Berazategui murió anteanoche tras sufrir un paro cardiorespiratorio en un sanatorio porteño por lo que la Justicia espera los resultados de pericias médicas para determinar si la muerte ocurrió por mala praxis y si imputa a los dos médicos investigados de homicidio culposo.

"Hasta que los peritos médicos no se expidan la carátula sigue siendo lesiones culposas, una vez que concluya la autopsia y las pericias, veremos si tanto la muerte de la mujer como la amputación de la pierna son por mala praxis tal como dice la denuncia", dijo a Télam la fiscal de la UFI 7 de Berazategui Karina Santolín. La fiscal destacó, además, que la clinica Nuevo Sanatorio Berazategui "acumula otras denuncias por supuestas mala praxis que se investigan en su fiscalía y eso motivó los allanamientos realizados. Por el caso de esta mujer están imputados los cirujanos Rico y Cardozo".

Para Santolín, "no existe incompatibilidad, no configura delito que un médico cirujano sea propietario de una casa funeraria, sí se trataría de una falta ética".

"Pero las investigaciones por supuestas malas praxis no están relacionadas hasta el momento con esta vinculación, no consta en la causa esta relación, hasta el momento no se investiga otro delito que no sea mala praxis", dijo Santolín.

La abogada que representa a presuntas victimas de mala praxis en la clínica, Paola Stekloff, había denunciado que el cirujano Fernando Palladino era, a su vez, propietario de la casa funeraria Casa Central, situada a una cuadra del sanatorio y que se facilitaban a los familiares de personas que fallecían en la clínica la dirección y los telefónos de esa casa de sepelios.

La mujer que falleció anteanoche, Magdalena Leguizamón, se encontraba internada en la Clínica Ceni del partido bonaerense de Quilmes, a donde había sido derivada desde el Nuevo Sanatorio Berazategui donde sufrió la amputación de su pierna izquierda sana en lugar de la derecha que estaba afectada por diabetes.

Según las fuentes, la mujer se descompensó anteayer al mediodía y se decidió su trasladó al Hospital Güemes, ubicado en el barrio porteño de Almagro, donde a las 22.30 falleció como consecuencia de un paro cardiorespiratorio. La mujer, que era afiliada al PAMI y sufría de diabetes, había sido sometida el 16 de julio en el Nuevo Sanatorio Berazategui a la extirpación de una parte del pie de la pierna donde sufría problemas, y luego los médicos indicaron que necesitaban amputar ese miembro a la altura de la rodilla, en una segunda intervención programada.

La sorpresa ocurrió cuando concluyó esa operación y su familia descubrió que había sido amputada la pierna sana.

"Mi esposo se dio cuenta que la pierna que faltaba era la otra, yo levanté la sábana y vi que el pie derecho, que había sido intervenido la semana pasada y que estaba comprometido, seguía ahí y que la pierna que faltaba era la otra", denunció entonces Mayra, una de sus hijas.

La mujer detalló que el cirujano que realizó la práctica era el mismo que había amputado el cuarto dedo del pie derecho unos días atrás.

" El sabía que había que avanzar con la misma pierna y por eso cuando fui a encararlo si bien nunca reconoció el error empezó a tartamudear y a inventar cosas", agregó.

Tras la muerte de la mujer la carátula del caso pasaría de "lesiones culposas" a "homicidio culposo", con el consecuente agravamiento de las penas, según los resultados que reporte la autopsia y las pericias.

Los imputados hasta el momento son los médicos Rafael Mariano Rico Núñez, el cirujano cardiovascular que siguió el caso de la diabetes y las infecciones en la pierna derecha de Leguizamón; y Gonzalo Cardozo Monterino, el traumatólogo apuntado como responsable por la amputación equivocada.

De confirmarse el cambio de imputación, las penas para los médicos podrían oscilar entre uno y cinco años de prisión, y una inhabilitación para ejercer la profesión de hasta los diez años, aun teniendo en cuenta que la Clínica Ceni, donde Leguizamón estuvo internada las últimas semanas, presentó un informe en el que aseguró que ni siquiera era necesaria la amputación en la pierna derecha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario