Información Gral

Miles de porteños iniciaron su éxodo a la costa atlántica

Terminales abarrotadas de pasajeros, rutas y autopistas colmadas: la temporada arrancó virtualmente en las ultimas 48 horas de 2017.

Domingo 31 de Diciembre de 2017

Con mate en mano, al resguardo del calor y con las mesas de bares y quioscos de revistas vacíos, cientos de turistas afrontaron ayer, en la terminal de ómnibus de Retiro, el aeroparque Jorge Newbery, y hasta en las autopistas porteñas las largas filas para enfrentar el éxodo que cada verano deja desierta la ciudad.

En lo que fue el día más caluroso de 2017, miles de personas partieron. Para hoy las condiciones climáticas cambian de plano a lo largo de la costa atlántica: el Servicio Meteorológico anticipa un domingo con cielo nublado, probabilidad de chaparrones y tormentas, vientos moderados del sur con ráfagas rotando al este hacia la tarde y una temperatura que oscilará entre los 19 y los 26 grados.

En Mar del Plata, para hoy, se esperan 13 grados de mínima y 21 de máxima.

"Voy a festejar año nuevo a Choel Choel y ya me quedo dos semanitas. Voy a ver a mi hijo, nuera y nieto y estoy feliz", comentó risueña Elba Jimenez de 74 años, de la localidad bonaerense Don Torcuato, a la vez que buscaba el andén correspondiente a su ómnibus en la Terminal de Retiro.

Mientras, un vendedor que desde hace 20 años se ocupa del quiosco de revistas, caminaba de un lado al otro y se ocupaba de orientar a los transeúntes que preguntaban por el baño o lugares donde cargar crédito para el celular. "Mucha más gente que el año pasado, pero nadie compra nada", se quejó Mariano.

A la vez, María, de 31 años, del barrio porteño de Almagro, aguardaba en una larga fila de personas (botella de agua fría en mano) para viajar a Pinamar junto a su amiga cordobesa, Fernanda de 33 años.

"Somos amigas de la facultad, nos encontramos acá y vamos a festejar el Año Nuevo en el mar y disfrutar unos días", comentó María, sorprendida por la cantidad de gente.

Niños pequeños y grandes leyendo en el piso, con tablets, galletitas y mate amainaban las demoras, mientras los locales de regalos, de ropa deportiva, alfajores y bares permanecían casi vacíos.

"Hace varios días que circula mucha gente pero nadie consume, a la tarde suele haber un poco más de ventas pero nada llamativo", comentó Lisa, vendedora de un puesto de una reconocida marca de alfajores, quien aguardaba el paso de las horas mirando su celular.

En cambio, en el aeroparque Jorge Newbery, eran varias las familias que preparaban para ocupar con ricos desayunos y bebidas frescas las mesitas que ofrecían esta mañana los bares con vista a la avenida Costanera Rafael Obligado.

"Siempre nos vamos para Año Nuevo, esta vez elegimos festejar en Santiago de Chile y una semana en el Desierto de Atacama para pasar nuestras vacaciones", contó Norma de 42 años junto a su madre de 74, mientras esperaban su turno para el check-in en una larga fila.

Mientras Valeria de 30 años aguardaba junto a su hija de 10 para abordar un avión rumbo a Bahía (Brasil) y celebrar allí el comienzo de año, otras quince amigas de un colegio de Recoleta, entre 20 y 21 años, se alistaban para volar solas a Río de Janeiro.

"Hace cuatro años que viajamos para festejar el año nuevo a la costa argentina, Pinamar. Esta vez nos vamos a Río y después diez días a Isla Grande", comentaron Guadalupe y Delfina, al tiempo que recordaron entre risas las recomendaciones de sus padres: "que estemos siempre en grupo" y "que tengamos cuidado con el alcohol".

Por su parte, Eliana de 29 años, del barrio porteño de Belgrano, quien cargaba a su beba de un año, contaba que "esta es la primera vez que viajamos con ella (su hija), mi marido y mis padres".

"Esta vez nos vamos a Punta del Este (Uruguay) dos o tres días, pero años anteriores elegimos Mar del Plata", contó.

Empleados de la empresa Aerolíneas Argentinas, confirmaron a esta agencia que "hace tres días parten vuelos completos con destinos a Punta del Este, sur argentino, Chile y Río de Janeiro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario