Información Gral

"Menos del 2% de los universitarios son extranjeros", advierte Sileoni

El ex ministro de Educación rebatió con datos el proyecto oficial de cobrarles a los estudiantes de otros países. "Es distractivo".

Jueves 01 de Marzo de 2018

El ex ministro de Educación Alberto Sileoni negó que la cantidad de estudiantes extranjeros en las universidades públicas pueda afectar el presupuesto educativo de esas instituciones y sostuvo que la iniciativa del gobierno para limitarles el ingreso a esas casas de estudio es "un falso debate" y "una discusión distractiva" para tapar la crisis económica que atraviesa el país.

Para sostener su postura, el ex funcionario precisó que "de los casi dos millones de estudiantes de todas las universidades públicas del país, 38 mil son extranjeros", es decir menos del 2 por ciento, en declaraciones a la web del diario Página/12.

Según Sileoni, esas cifras evidencian que la incidencia en el gasto universitario de los alumnos de otros países "es irrelevante" y que la iniciativa de establecer normas de reciprocidad para arancelar sus estudios es una propuesta "de un gobierno que cierra escuelas, reprime, suprime, desmantela, borra programas y que pone sobre la mesa discusiones distractivas".

"Este es un país que tiene tradición inmigratoria y debiéramos estar orgullosos de que vengan a estudiar", puntualizó el ex funcionario durante una entrevista por Radio 10. "Vienen por la calidad de los aprendizajes, por la gratuidad, por la camaradería con compañeros, por la relación horizontal como los docentes", enumeró.

En este sentido, aseguró que si el gobierno "quisiera cobrarles" a los extranjeros por estudiar en la Argentina, el ingreso que obtendría el Estado "sería irrelevante". De igual modo rechazó el mecanismo que les pide a los extranjeros brindar una contraprestación por los estudios que cursan: "Pareciera ser un disciplinamiento xenófobo", deslizó.

Para Sileoni, las propuestas de ese tipo "no forman parte de la reforma universitaria" de 1918 de la que se cumplen cien años y que, entre otros logros, estableció la gratuidad de esos estudios.

Por su parte, la dirigente social Milagro Sala, detenida hace más de dos años en Jujuy, cuestionó la decisión que tomó el gobernador Gerardo Morales de arancelar la atención hospitalaria para los extranjeros, medida a la que expresó su respaldo el gobierno nacional para instalar el debate del acceso gratuito a los servicios de salud. Al sentar posición en contra del proyecto, la líder de la Tupac Amaru señaló las contradicciones de Morales, quien "dijo ser descendiente de bolivianos", al tiempo que denunció que Jujuy "es el laboratorio de todo lo macabro que quieren hacer en Argentina". "Me duele muchísimo porque muchos somos descendientes de extranjeros, yo estoy con un proyecto más amplio, con salud gratuita para todos", subrayó.

Desde la casa de El Carmen en la que cumple prisión domiciliaria "rodeada por 26 gendarmes", la diputada del Parlasur describió cuál es el modelo de salud al que aspira el Ejecutivo: uno "privado" en el que se concibe la atención médica como "un negocio". "Macri es un discriminador, para él la salud es plata", insistió Sala, quien luego se planteó dos preguntas: "¿Por qué hablamos de bolivianos y no de españoles o italianos? ¿Por qué no ponen en blanco a los bolivianos primero si quieren cobrarles?". "Muchos de los italianos y españoles son dueños de parte de la tierra, mientras que los bolivianos están en fincas trabajando en negro. Es como si hubiesen hecho el proyecto en contra de los bolivianos", completó en diálogo con Radio La Patriada.

En ese sentido, calificó como "nefasta" la intención del gobierno de presentar un proyecto de ley para arancelar el acceso gratuito a los servicios de educación y salud de los inmigrantes, sobre la base de criterios de reciprocidad. Sumándose a las críticas de los abogados constitucionalistas que señalaron la ilegalidad de un proyecto que va en contra de derechos consagrados, indicó que si se quiere avanzar en el tema "se tendrá que cambiar la Constitución".

"Es un proyecto que va a terminar perjudicando a todos y extraña que Gerardo Morales haga eso si él dijo ser descendiente de bolivianos. Está yendo contra su propia familia", agregó la dirigente social, quien ratificó: "La salud y la educación tiene que ser para todos sin excepción".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario