Información Gral

Malvinas: identificaron a un soldado cordobés que murió heroicamente

Se trata del cabo post mortem Ramón Angel Cabrera, caído en el combate de Darwin. Su identificación es la número 106

Sábado 08 de Diciembre de 2018

El cabo —post mortem— Ramón Angel Cabrera, oriundo de Córdoba, es otro combatiente caído en la guerra de las Malvinas cuyos restos pudieron ser identificados en el cementerio de Darwin.

La nueva identificación, número 106, lograda gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense y el Comité Internacional de la Cruz Roja, había sido anticipada el jueves por el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. El funcionario lo hizo en su paso por la ciudad de Río Cuarto, donde participó de la ceremonia de homenaje al capitán Luis Castagnari, cuyo cuerpo fue trasladado desde Malvinas a esa ciudad cordobesa cumpliendo un pedido de su familia.

"En un día tan especial en el que despedimos al héroe de Malvinas que regresó a su hogar, se cruzan las emociones porque tenemos una nueva identificación que anunciar: ya son 106 los soldados que recuperaron sus nombres en el marco del Plan Proyecto Humanitario", había anunciado Avruj.

Pero la identidad se conoció recién ayer a la tarde luego de que la familia de Cabrera autorizara su difusión.

Nacido el 23 de marzo de 1963 en San Agustín, Córdoba, Cabrera fue destinado como soldado clase 63 a Pradera del Ganso (Goose Green). Murió el 28 de mayo de 1982, con solo 19 años, alcanzado por las esquirlas de un proyectil.

Sus dos hermanos, Julio Alberto y José Armando, aportaron la muestra de ADN que posibilitó su identificación, que les fue notificada en la mañana del jueves en las oficinas del Archivo Nacional de la Memoria, que funciona en el predio de la Ex Esma.

Cabrera era primo del actual vicegobernador de Tierra del Fuego, Juan Carlos Arcando, quien en sus redes sociales hizo pública la confirmación.

"Dios reconoció a mi primo. Otro soldado solo reconocido por Dios, fue identificado y nosotros, su familia, sabremos donde rendirle homenaje en su tumba en el cementerio de Darwin", escribió Arcando en Facebook.

Tras conocerse la nueva identificación, Avruj destacó que el plan de la Cruz Roja Internacional rubricado por Argentina y Reino Unido "será recordado por sanar heridas, saldar deudas y traer un poco de paz a tantas familias".

"Está firme el compromiso del Estado para continuar con el proceso de identificación y poder realizar otro viaje humanitario al cementerio de Darwin, como el del 26 de marzo pasado. Seguimos en esta misión humanitaria que nos ayuda a brindar respuestas desde el Estado a los seres queridos de nuestros héroes de Malvinas", concluyó el funcionario.

En San Agustín, 70 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba, Cabrera trabajaba de albañil, adiestraba caballos de carrera y adoraba al futbol. Era el cuarto hijo de Ramón Vicente Cabrera y María Estela Brizuela de Cabrera. Incorporado el 2 de febrero de 1982 al servicio militar, resultó destinado a Chubut, donde pasó a formar parte del Regimiento de Infantería Mecanizada Nº 25.

El 28 de marzo de ese año fue embarcado en el Comandante Irizar rumbo a Malvinas. Después de una gran tormenta que soportó la embarcación, el entonces soldado arribó a Puerto Argentino y de ahí, trasladado a Darwin.

Fue de los primeros soldados en pisar suelo isleño. Allí sirvió bajo las órdenes del entonces subteniente Juan José Gómez Centurión, quien meses más tarde tuvo que escribir la carta que notificaba a la familia de Cabrera su deceso.

"Personalmente tuve la pena de verlo caer heróicamente en el combate de Darwin el 28 de mayo, cuando a mis órdenes rechazamos un ataque enemigo de gran magnitud", decía la misiva enviada por Gómez Centurión a los padres.

Ese día, el ejército inició un contrataque a cargo de la segunda compañía del RI 25, a cargo de Gómez Centurión.

Una patrulla inglesa a cargo del teniente coronel Jones se adelantó con fusil en alto y propuso la rendición argentina. Ante la negativa del oficial argentino a las condiciones impuestas, se inició el combate que culminó con la vida del jefe inglés. Del lado argentino, perdieron la vida el sargento Ismael García, los suboficiales Miguél Avila y Rubén Oviedo y varios soldados.

Tras frenar el avance inglés, el grupo argentino se replegó tomando posición debajo de un Pucará destruido. Fue allí donde Cabrera recibió las esquirlas de un proyectil y murió instantáneamente.

El soldado cordobés había escrito una última carta el 25 de mayo de 1982, tres días antes de morir: "Esto ha sido corto pero sepan que estoy bien. Rezo para que Dios los proteja y les de fuerza para seguir trabajando. Cuéntenme cómo anda el pueblo, si hay algo nuevo, si alguien se acuerda de mí", decía.

En el museo municipal de San Agustín se conserva otra carta que Cabrera escribió a su familia desde las islas el 15 de mayo de 1982. "Les cuento que me encuentro bien y estoy aquí en las islas Malvinas. Yo no sé que pasa que hace dos meses largos que no recibo ni una carta, yo no sé que problema habrá. Espero que me escriban pronto porque estoy ansiado de saber cómo se encuentran".

A Cabrera, desde 2001, una plazoleta en San Agustín lo recuerda eternamente a través de una escultura con su figura. Es la manera con que los pobladores del pueblo que lo vio nacer y crecer le rinden homenaje, teniéndolo presente como uno de sus hijos dilectos.

pueblo natal. El monumento a Cabrera en la plazoleta Islas Malvinas de la localidad de San Agustín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});