Información Gral

Los italianos discuten de política por el árbol de Navidad de Roma

Algunos critican el pino flaco de Roma y destacan el bello árbol de Navidad de Milán. Detrás asoman el debate político y la rivalidad entre ciudades.

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Emmanuele da la vuelta con su taxi al Capitolio de Roma y enseguida se pone a blasfemar: "El árbol es triste, igual que el del año pasado", afirma.
   El principal árbol de Navidad que se instala en la capital italiana se ha convertido en el ejemplar más controvertido de todo el país. Por segundo año consecutivo, en la ciudad se debate cómo se instala un árbol tan poco frondoso no lejos del ayuntamiento. Este año ha resultado peor. "Milán tiene un árbol mucho más bonito", comenta Emmanuele.
   En teoría todo tendría que haber salido bien este año. La alcaldesa de la ciudad, Virginia Raggi, fue tan criticada y se burlaron tanto de ella por haber escogido un árbol tan raquítico, que incluso tras haber sido instalado ser agregó más decoración. Y tras la inauguración festiva del árbol de este año, que tiene 21 metros de altura y está adornado con 600 bolas y tres mil luces, se volvieron a registrar protestas.
   En internet, el "Spelacchio" (pelado) como se le denomina, se ha convertido en uno de los asuntos más comentados recibiendo calificativos como "miserable", "sarnoso" o "calvo". Tiene más seguidores que ramas, se bromea. Hasta se ha creado el hashtag de "#jesuisspelacchio" (Soy Spelacchio), para defender al pobre abeto.
   En el blog "Roma fa schifo" (Roma da asco), se ha calculado que el árbol, incluyendo transporte e instalación ha costado casi 50 mil euros, en comparación con los sólo 15 mil euros que costó el del año pasado. "Y ni siquiera hubo un concurso público, lo que es sintomático de una capital que no funciona", se agrega.  Los partidos políticos no han dejado escapar la oportunidad y Matteo Salvini, líder del partido xenófobo Liga Norte, comentó: "He visto el triste árbol. El año próximo les regalaremos un árbol (...) y tal vez incluso montemos un pesebre, si nadie se ofende". Para los adversarios políticos, el árbol de Navidad es un símbolo de la necesitada política del Movimiento Cinco Estrellas, la formación antisistema de Ra-ggi.  Salvini, nacido en Milán, en el norte, podía alardear, pues precisamente la ciudad ha sido noticia por contar con un árbol especialmente imponente. Con gran revuelo, la conífera de más de 30 metros de altura fue instalada delante de su hermosa catedral y adornada con más de 100 mil luces y 700 bolas. El árbol milanés está además patrocinado por el Canal Sky, que lo ha publicitado bastante. Después de todo, el ayuntamiento se ha ahorrado los costos. A diferencia de Roma, que de todas formas tiene las arcas que dan pena y donde se libra una lucha diaria contra las montañas de basura y el caos del tránsito.  La rivalidad entre Roma, metrópolis administrativa y centro político, y Milán, capital financiera y de la moda, es legendaria. "Milán tiene dinero y por lo tanto un árbol más hermoso", sostiene el taxista Emmanule. "En Milán todo funciona mejor", agrega. A Roma le duele que la ciudad del norte parezca estar mejor en todos los niveles: económico, turístico y ahora incluso también con el árbol de Navidad. Después de todo, a poca distancia, en la Plaza de San Pedro hay un abeto más frondoso, mejor decorado y más resultón, pero claro, es el del Vaticano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario