Información Gral

Liberan a dos rugbiers por falta de pruebas y piden prisión a otros ocho

La fiscal que investiga el crimen de Fernando Báez Sosa pidió el cese de sus prisiones preventivas y solicitó que continúen detenidos los restantes.

Martes 11 de Febrero de 2020

Dos de los rugbiers que estaban detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en la ciudad bonaerense de Villa Gesell fueron liberados ayer a la tarde luego de que la fiscal de la causa solicitó el cese de sus prisiones preventivas por falta de pruebas.

Acompañados por el defensor Hugo Tomei, Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino salieron a las 15:25 de la Unidad Penal 6 de la ciudad bonaerense de Dolores y abordaron un auto para alejarse de la zona y encontrarse con sus respectivos familiares.

Ninguno de los jóvenes realizó declaraciones a la prensa que los esperaba en la puerta de la cárcel y sólo el padre de uno de ellos, Raúl Guarino, manifestó en un contacto telefónico con Télam que "se hizo justicia" con su hijo.

Las liberaciones de ambos rugbiers fueron dispuestas por el juez de Garantías de Dolores David Mancinelli, luego de que la fiscal de Villa Gesel a cargo de la causa, Verónica Zamboni, fundamentara ese pedido con que "ninguno fue reconocido en las ruedas de personas" y "por el beneficio de la duda".

"A la luz del resultado negativo de la diligencia de reconocimiento de personas en relación a los encausados Guarino y Milanesi, esta titular de la Vindicta Pública entiende que debe cesar la medida de coerción personal que pesa sobre ellos", señala Zamboni en el dictamen al que accedió Télam.

La fiscal afirma que "si bien se ha acreditado que los coencausados estuvieron con los demás esa noche, hasta la actualidad se han llevado a cabo innumerables medidas de investigación que no han permitido vincularlos a la muerte de Fernando".

"Ha variado mi convicción en cuanto a la participación de estos dos imputados en el homicidio endilgado", señala Zamboni en otro tramo del escrito y recuerda que "toda duda en el proceso debe ser valorada a favor de los imputados, conforme las garantías constitucionales que deben respetarse en el proceso". Respecto de Milanesi, afirma la fiscal que ninguno de los testigos "lo han podido reconocer ni como agresor de la víctima, ni de ningún otro amigo de Fernando" y que "sólo uno de ellos lo vio parado en las inmediaciones" pero "sin participar en la gresca".

Además, explica que si bien Milanesi presentaba lesiones en sus manos, "no pudieron acreditarse fehacientemente que guarden vinculación con la presente pesquisa".

En relación a Juan Guarino, la fiscal señala que "si bien el mismo se halla filmado saliendo del bailable Le Brique (...), nada lo ubica en la agresión misma a Fernando" y en ese sentido recordó "el resultado negativo de la totalidad de los reconocimientos en rueda de personas desarrollados" y que "un solo testigo lo ubicó en las inmediaciones del lugar".

Por último, Zamboni señala que la libertad de Guarino y Milanesi "de ningún modo implica su desvinculación del proceso" en el que restan diligencias a desarrollar y pidió que estén a disposición de la Justicia hasta que termine el proceso.

Piden prisión de los otros ocho

En tanto, la fiscal Verónica Zamboni pidió ayer la prisión preventiva de ocho de los diez rugbiers detenidos por el homicidio agravado de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero último en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell.

La representante del Ministerio Público Fiscal solicitó esa medida para Luciano, Lucas y Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz.

El requerimiento fue realizado ante el juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli, quien deberá resolverlo en un lapso de cinco días.

La fiscal consideró a dos de los rugbiers -Thomsen y Ciro Pertossi- "coautores" del homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas", al relatar en su pedido de preventiva que fueron quienes "habían acordado previamente darle muerte a la victima".

Mientras que a los otros seis le atribuye haber sido "partícipes necesarios" del ataque ocurrido "pasadas las 04:41 horas y previo a las 05:00 horas, en la intersección de avenida 3 entre el Paseo 102 y la avenida Buenos Aires", en la puerta del boliche Le Brique.

En la acusación, Zamboni relata que los agresores "se abalanzaron sobre éste (Báez Sosa), para así agredirlo físicamente primeramente por detrás, todo ello en forma premeditada y con el fin de darle muerte (...) siendo que previamente se había suscitado un altercado con la víctima en el interior del citado bailable".

Al describir el ataque, la funcionaria dijo que Báez recibió "golpes de puño en su rostro", que "cayó al piso inconsciente", que una vez indefenso y "con el fin de darle muerte, patearon la cabeza del mismo causándole de esa forma lesiones corporales, en particular, lesiones internas y externas, que le provocaron su deceso en forma casi inmediata" por "un shock neurogénico".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario