Información Gral

Le vaciaron la rotisería y le dejaron una nota: "Pésima la empanada, rica la sangría"

Una rotisería del barrio Argüello de Córdoba fue robada dos veces en menos de una semana, la primera vez los ladrones se olvidaron un celular pero en la segunda se llevaron de todo, comieron, se prepararon una sangría para acompañar y dejaron una nota burlona.

Sábado 23 de Diciembre de 2017

Una rotisería del barrio Argüello de Córdoba fue robada dos veces en menos de una semana, la primera vez los ladrones se olvidaron un celular pero en la segunda se llevaron de todo, comieron, se prepararon una sangría para acompañar y dejaron una nota burlona.

Según Gonzalo Marques, el dueño de Celisano, un comercio con comida apta para celíacos, los delincuentes "sabían exactamente donde estaban las cosas. O trabajaron acá o conocen a alguien que lo haya hecho. No cualquiera conoce donde está cada cosa y el manejo del horno", sostuvo.

Los delincuentes se llevaron no sólo los electrodomésticos que pudieron sino que tuvieron tiempo suficiente de escribirle al dueño del negocio sus críticas gastronómicas; prendieron el horno del local, cocinaron varias comidas y hasta prepararon una sangría con el limón y el vino que Gonzalo utiliza en sus recetas.

La nota dice textual: "Hey loko. Pesimo la panada y ambugesa de 10. Dedicate hotracosa gei. Ades 10. La pizza no sé, fijate man, 5-5. Muy rica la sangría" (sic).

"El 27 de noviembre abrí la rotisería. A la semana le entraron a robar a mi vecino y a la segunda semana me robaron a mí", recordó. Comentó que en el primer robo a su negocio los ladrones dejaron tirados un celular y una linterna, lo mismo pasó en los otros comercios atacados: dejaron ropas.

"Los policías me prohibieron que abriera el negocio y que tocara las cosas de los ladrones porque supuestamente iba a venir la Policía Judicial. Incluso, me dijeron que podían meterme preso por entorpecer la investigación. Al final, la Policía Judicial no vino nunca", comentó indignado.

Marques arregló la puerta por donde ingresaron los delincuentes, puso alarma y volvió a trabajar con normalidad. Seis días después, los ladrones volvieron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario