Información Gral

"Las corporaciones lideran la transición energética en la Argentina"

Lo afirma el diputado nacional Juan Carlos Villalonga, del partido Los Verdes. Es autor de la ley de generación distribuida.

Miércoles 15 de Agosto de 2018

La sanción de la ley de energías renovables del año 2015 y la de generación distribuida de finales de 2017 le dieron un marco legal a la necesaria transición energética que Argentina debe encarar para salir de la dependencia de los combustibles fósiles y hacer su propio aporte para frenar el cambio climático.


Ese proceso de "descarbonización" es liderado en Argentina por algunas multinacionales de sectores diversos como el transporte, la fabricación de autos o la alimentación a través de planes de reducción de emisiones de dióxido de carbono y de residuos industriales en sus plantas y sus procesos productivos.

"Las grandes corporaciones seguidas de las industrias y el sector comercial son las que van a liderar la transición energética en el país". Así lo explicó el diputado nacional Juan Carlos Villalonga, de los Verdes (partido que pertenece a Cambiemos), autor del proyecto de ley de generación distribuida que un año y medio después de su sanción en pocas semanas estará reglamentado y habilitará de manera formal al sector privado y a los usuarios residenciales a generar su propia energía renovable e incluso inyectar y vender el excedente que produzcan a las redes de distribución de cada provincia.

"Se trata de una ley disruptiva que desafía al modelo de prestación de energía tal como lo conocemos" dijo Villalonga, quien resaltó que el concepto clave es el de "prosumidor", o sea un consumidor que produce su propio insumo energético. Una posibilidad que "independiza" a los usuarios de las redes de distribución tradicionales y que se vuelve cada vez más atractiva no sólo por el cuidado del ambiente sino también por el cuidado del bolsillo tras la saga interminable de tarifazos en electricidad y gas.

Para el legislador la generación y acumulación de energía es una realidad que en Argentina "ya está presente" y que más temprano que tarde llegará al sector de los usuarios residenciales gracias a tecnologías cada vez más accesibles.

Por el momento son las empresas con más espalda financiera (como Toyota, Buquebús o Coca Cola) las que ya se volcaron a planes para reducir su dependencia de los combustibles fósiles. A las corporaciones -según el diputado- les seguirán las empresas medianas, que combinan al menos tres elementos a favor: pueden buscar algún financiamiento para la compra de tecnología verde, disponen de lugar físico para la instalación de paneles y, por último, deben avanzar en estrategias para sumar competitividad y reducir el gasto creciente que significa el costo energético tras los tarifazos.

Las distribuidoras de energía, por su parte, deberán adaptarse y rever su visión sobre el negocio energético: "Les está costando pero se van a tener que reformatear" dijo Villalonga, quien vaticinó que en la próxima década también se multiplicará el mercado de los autos eléctricos. El campo es un sector que tiene, según estimo Villalonga, "todo a favor" para reconvertirse: "El campo será productor de energía", anticipó. Para eso, antes deberá avanzar en varios ítems que hoy lo ponen de manera frecuente en la mira de los ambientalistas como deforestación y uso indiscriminado de agroquímicos.

"El campo debe sacarse de encima el estigma de la deforestación porque ya no puede haber más deforestación en Argentina. Deben asumir ese compromiso" estimó el diputado nacional. En relación al uso de agroquímicos en un modelo absolutamente quimicodependiente como el agroindustrial pampeano planteó que "es un debate en curso que no se puede negar", y argumentó que el sector "debe ser más empático con las demandas sociales y recomponer los vínculos con la gente".

"Es un tema al cual el mundo le está prestando atención y no se puede ser negacionista" agregó el legislador. En relación a la postergada Ley de Humedales explicó que de un tiempo a esta parte las provincias "están reactivas a cualquier legislación que implique presupuestos mínimos" y que "es momento de reconstruir esas herramientas".

Por último, explicó que "las leyes ambientales no sólo no afectan a la producción, sino que ayudan a que lleguen inversiones".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario