Información Gral

La UBA, a cargo de las obras de la Confitería del Molino

Encabezará las obras de puesta a punto y la conservación de su estilo "Art Nouveau" original.

Domingo 21 de Octubre de 2018

La restauración de la Confitería del Molino, de Callao y Rivadavia frente al Congreso Nacional, dio un paso significativo esta semana con la convocatoria a las universidades de Buenos Aires (UBA) y de las Artes, que se encargarán de las obras de puesta a punto y la conservación de su estilo "Art Nouveau" original.

   La convocatoria, realizada por la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino, que preside el diputado Daniel Filmus, a esas casas de altos estudios para que aporten sus profesionales y alumnado "le da un definitivo impulso a la tan anhelada restauración", destacaron fuentes de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

   Alberto Barbieri, rector de la UBA, suscribió un convenio mediante el cual profesionales de distintas facultades, como la de Ingeniería, Arquitectura, Diseño y Urbanismo y Ciencias Económicas, se abocarán a la confección de nuevos planos y obras para restaurar el edificio, que data de 1916. "La UBA siempre está comprometida con todo lo que hace a la cultura de nuestro país, y es un honor que nuestros docentes y alumnos pongan sus saberes y su expertise en este proyecto", indicó Barbieri.

   César Albornoz, secretario de Hacienda de la UBA, dijo que "ya a fines de la semana que viene nos estaremos reuniendo con la Comisión para determinar las prioridades para ejecutar la obra. Con esto podemos decir que la restauración se pone definitivamente en marcha". Además, señaló que "el proyecto va a respetar el estilo original que tuvo desde siempre la confitería" y añadió que la mayor parte de las obras "se empezarán a ejecutar el año próximo" aunque declinó hablar de plazos.

    Hasta el momento, se realizaron reparaciones en partes del edificio de casi 7000 metros cuadrados y que posee planta baja, cinco pisos, azotea y tres subsuelos, y que abrirá sus puertas el próximo 10 de noviembre en el marco de La Noche de los Museos para que puedan recorrerse algunos de sus salones interiores.

    La Confitería del Molino no solo es famosa por su estilo "Art Nouveau" característico de la Belle Epoque de principios del siglo pasado, sino también porque era punto de reunión de diputados y políticos durante todo el siglo XX. Fue iniciativa de Cayetano Brenna, un prestigioso pastelero italiano especializado en pan dulce, quien encargó al arquitecto Francisco Gianotti la obra en la esquina de Callao y Rivadavia para unificar dos locales propios. Brenna lo inauguró en 1916, con el nombre de Nueva Confitería del Molino, frente al en ese momento flamante edificio del Congreso Nacional. Pasó por diversos dueños y alternativas y en 1997 cerró definitivamente. Desde 1992 era "Area de Protección Histórica (APH) de la Ciudad de Buenos Aires, aunque esa designación no pudo detener la debacle. El Congreso en 2014 estableció su expropiación y traspaso al Poder Legislativo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});