Información Gral

La reina Isabel acepta la ruptura de Harry y Meghan con la familia real

En una cumbre que convocó la monarca, le impuso al nieto tiempos más prolongados para el alejamiento. Y dejó una velada amenaza por escrito.

Martes 14 de Enero de 2020

El "drama real" que aflige a los británicos tuvo ayer un inicio de solución. La reina Isabel II ha aceptado que el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle rompan sus lazos con la familia real, pero no que lo hagan ya mismo sino en etapas y durante un proceso paulatino que llevará muchos meses. El pasado 8 de enero la pareja anunció sorpresivamente que renunciaba a su rol de "miembros principales" de la familia real y a todos los deberes protocolares que esto implica. El enojo y la sorpresa atravesaron todo el Palacio de Buckinghman, donde aseguran que la Reina se enteró por los medios. Pasada la conmoción y el enorme enojo de la familia, la Reina convocó el fin de semana, en tono inapelable, a la reunión realizada ayer. En un comunicado posterior, la Reina admitió su tristeza por haberlos perdido como "miembros de la realeza que trabajan a tiempo completo", ya que la pareja se dispone a vivir su nueva "vida independiente" en Canadá y el Reino Unido. En otras palabras, la Reina, su hijo, el príncipe Carlos, y su nieto y hermano mayor de Harry, el príncipe William, debieron aceptar a regañadientes la ruptura que planteó la joven pareja el miércoles 8 de enero, cuando dijeron que darían un "paso atrás". Pero esto se hará en etapas y durará muchos meses.

La relación entre los dos hermanos parece rota: cada uno llegó y se fue por su lado a la reunión convocada por la Reina en una de sus residencias de campo. Los medios ingleses no ahorraron títulos catástrofe ni largas galerías de fotos de la llegada y partida de los "royals" a la mansión rodeada de muros de piedra y grandes árboles.

Según el Daily Mail, en su comunicado oficial y "en una ruptura con la tradición, Su Majestad se refirió a la pareja por sus nombres de pila en lugar de sus títulos, sugiriendo que también podrían ser despojados de sus cargos reales", que es el de duques de Sussex. En un tono más "amarillo" The Sun titulaba con letras gigantes: "El Príncipe Harry y Meghan RECHAZAN la petición de la Reina de quedarse a tiempo completo", y agregaba "el Megxit podría hacerse en días". "Megxit" es un neologismo que se ha inventado la prensa amarilla británica para el episodio, a imitación del mucho más grave Brexit.

Para el tabloide popular, los detalles de los "nuevos papeles progresistas" que Harry y Meghan anhelan cumplir aún no han sido resueltos, y la Reina añadió que su divorcio de la familia real será "complejo". Los medios destacaron al unísono que Harry, su hermano el príncipe William y el padre de ambos, el príncipe Carlos, fueron fotografiados saliendo de la cumbre sin precedentes de la casa de campo de Sandringham "en coches separados después de más de dos horas de conversaciones con Su Majestad". Los tiempos en que los dos hermanos parecían inseparables han quedado atrás, sin dudas. Un dato doloroso que los ingleses sienten de verdad y del que culpan a la "intrusa americana", Meghan.

El Sun afirma que "el duque de Sussex se enfrentó a Su Majestad, su hermano y su padre por primera vez desde que dejó de ser miembro de la familia real, con Meghan llamando a su celular para apoyar a su marido desde Canadá". La joven estadounidense parece ser la piedra de la discordia en la familia real británica. Se afirma que William le desaconsejó enfáticamente a su hermano menor que se casara con ella, algo que enfrió la relación entre los hermanos.

En la declaración oficial emitida por el Palacio de Buckingham después de la álgida reunión familiar, la Reina dijo por escrito: "Hoy mi familia tuvo discusiones muy constructivas sobre el futuro de mi nieto y su familia. Mi familia y yo apoyamos totalmente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como una familia joven. Aunque hubiéramos preferido que siguieran trabajando a tiempo completo en la Familia Real, respetamos y comprendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia". Esta frase parece dar la razón al titular del Sun: Harry y Meghan rechazan el pedido de la reina de volver a ser "royals" a tiempo completo. Harry y Meghan han dejado claro que no quieren depender de los fondos públicos en sus nuevas vidas. No es dinero menor o "caja chica" el que resignan. Sólo por los ingresos que les daba el padre de él, recibían anualmente 5,87 millones de euros. Ese dinero seguramente lo perderán, dado el gran enojo de Carlos con la conducta de su hijo menor.

Se ha acordado que habrá un período de transición en el que los Sussex pasarán tiempo repartido entre Canadá y el Reino Unido."Estos son asuntos complejos para que mi familia los resuelva, y hay algo más de trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones finales en los próximos días", escribió la Reina en el comunicado oficial. En la crucial reunión en Sandringham, Harry fue advertido de que existen aún obstáculos formidables que tardarán meses en ser superados antes de que pueda retirarse como miembro de la realeza.

mala onda. Meghan, Harry y la Reina durante una ceremonia el pasado 26 de junio de 2018.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS