Información Gral

La querella pide el triple agravante y que identifiquen al rugbier número 11

Solicitó a la Justicia que sean acusados por "homicidio por premeditación, alevosía y placer". El otro rugbier aparece en un video.

Viernes 14 de Febrero de 2020

Fabián Améndola, uno de los abogados que representa a la familia de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en la ciudad bonaerense de Villa Gesell, informó que en la audiencia oral de ayer solicitó que los rugbiers sean acusados por "homicidio sea triplemente agravado por premeditación, alevosía y placer" y contó que ninguno de los acusados dijo haber estado "arrepentido" del hecho.

Además, el letrado comentó que pidió que se profundice la investigación para intentar identificar a un joven vestido de negro que aparece en el video donde se observa a los rugbiers abrazarse y retirarse de la escena del crimen.

"La fiscalía ratificó la presentación que había efectuado en torno al pedido de prisión preventiva para los ocho detenidos, mantuvo la calificación que viene sosteniendo hasta el momento y se refirió a los elementos de prueba que ya volcó en el pedido", precisó Améndola.

Al respecto, el abogado dijo que coincidió con la fiscal Verónica Zamboni en el pedido de prisión preventiva, pero explicó que pidió incluir como agravantes el "placer y la alevosía" a la acusación de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o mas personas.

Sobre el pedido de la defensa, Améndola dijo que el letrado Hugo Tomei pidió el arresto domiciliario para todos los rugbiers, lo que fundamentó en que se sienten "presionados mediáticamente".

"Que el caso tenga una difusión mediática no cambia en nada que ellos tengan a su alcance todas las medidas para defenderse", opinó Améndola. Según lo que pudo percibir durante la audiencia, el letrado dijo que observó a "un grupo de jóvenes bastante fríos" y que "algunos de ellos se mostraron compungidos, pero por el estado de encierro, no por el hecho intimado por la fiscalía".

"Ninguno hizo el uso de la palabra para decir que estaban arrepentidos", aseguró el abogado, aunque agregó que uno de ellos sí dijo que eran "inocentes", aunque luego las fuentes judiciales puntualizaron que la frase fue: "No quisimos matarlo".

Por último, el abogado dijo que en las imágenes se ve "la participación de una persona que aún no está identificada" y que la fiscal "adelantó que va a ampliar su requerimiento", por lo que posiblemente algún agravante pueda llegar a ser incorporado, tal como solicitó el particular damnificado.

Por su parte, el defensor de los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell denunció hoy por privación ilegítima de la libertad, falsedad de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público a la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, y pidió la nulidad de una testimonial, de una rueda de reconocimiento y de las indagatorias. Fuentes judiciales informaron que el abogado Hugo Tomei presentó la denuncia ayer al finalizar la audiencia con el juez de Garantías David Mancinelli en la ciudad balnearia y que, tras recepcionar el escrito, el magistrado remitió una copia a la fiscalía genera de Dolores, a cargo de Diego Escoda, para que se investigue si efectivamente se cometió algún delito. El defensor planteó que al momento de las indagatorias de los rugbiers el día posterior al crimen de Fernando Báez Sosa hubo irregularidades "por falta de comunicación a los imputados" de los hechos por los que eran acusados, y las actas, incorporadas en el segundo cuerpo del expediente, "no reflejaron la realidad" de lo ocurrido. La defensa, tal como adelantó en la audiencia que se realizó ayer en la planta baja del Juzgado de Garantías, puso en duda la validez de las indagatorias a partir de la "corta duración" de entre uno y cinco minutos de cada una de ellas, según consta en las actas incorporadas a la causa, y en ese sentido consideró que las detenciones se basan en "elementos nulos". Por parte de la querella, Fabián Améndola aseguró que estas denuncias, que deberán ser investigadas por un fiscal designado puntualmente, "no tienen ningún sustento". "La realidad es que no hay ningún elemento que sustente esta denuncia porque además los imputados ni siquiera prestaron declaración, así que no hay ningún tipo de perjuicio para ellos en las indagatorias", dijo el abogado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario