Información Gral

La prevención es la clave de la salud para que no fracase la pediatría

"Se prohíbe realizar cualquier insinuación o chiste sexual, especialmente delante de niños o adultos vulnerables"

Viernes 06 de Abril de 2018

La necesidad de mayor inversión en políticas de prevención y el derecho universal a la atención sanitaria son ejes centrales que desnudan la situación actual de la salud mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que revelan en Argentina la falta de información y controles médicos, precisaron ayer especialistas.
   "Prácticamente en todos los casos hubo una etapa en que la enfermedad que se padece fue prevenible", aseguró a Télam Marcelo Melo, director del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, uno de los centros de referencia del país y América latina, con motivo del Día Mundial de la Salud.
   En esta misma línea se expresó el especialista y presidente del Hospital Garrahan, otro de los principales centros pediátricos de Argentina y el mundo, Carlos Kambourian, al marcar que "la prevención es el punto clave, si no trabajamos en prevención fracasa la pediatría".
   Y en este sentido, precisó que "una de las principales urgencias actuales de la salud de los niños es la malnutrición, una problemática con derivaciones complejas, dolorosas, limitantes, que es evitable y que se se vincula directamente con la información, la prevención, los controles médicos".
   Bajo el lema "Salud para todos", la OMS conmemora mañana el Día Mundial de la Salud, revelando en esta edición que "tres de cada diez personas que viven en el continente americano no acceden a la atención por motivos financieros y dos de cada diez no buscan atención médica por las barreras geográficas", añadiendo de este modo la falta de acceso a la información.
   La OMS destacó que "la región de las Américas sigue siendo una de las más inequitativas del mundo", donde los países invierten un promedio del 3,8% de su PBI en salud, menos del 6% recomendado por la OPS, salvo Argentina y otros cuatro países de la región que asignan más de lo recomendado.
   En tanto, en la actualidad "por lo menos la mitad de la población mundial no puede recibir servicios de salud esenciales", precisó el organismo internacional.
   Asimismo describió que "el concepto de salud universal abarca desde la promoción hasta la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y los cuidados al final de la vida, que deben ser de calidad, integrales, seguros, eficaces y asequibles para todas las personas".
"Algo hacemos mal"
En este contexto, el director del Clínicas enfatizó que "lo más importante es la prevención, ya que muchas de las enfermedades que terminan en mortalidad o incapacidad se pueden prevenir con simples controles de salud".
   "Y no como nos sucede ahora -agregó- con el sarampión, algo totalmente evitable con la vacunación. Esto está hablando de que algo estamos haciendo mal".
   En este sentido, aseguró que "el responsable de que esa información llegue y evite enfermedades es el Estado" y precisó que "los problemas de salud van de la mano de la pobreza justamente por la falta de acceso a la información de los sectores más vulnerables". "Esto es un problema financiero, de cuánto invierte el Estado provincial o una intendencia o el Estado nacional en prevención, y ahí se ve que hay pocas campañas publicitarias", señaló.
   "Habría que hacer campañas constantes en las salas y los hospitales, en las escuelas, con las maestras, con los padres, y sostenidas por el Estado", enfatizó.
   En tanto, el director del Garrahan se refirió a las principales preocupaciones de la salud en niños: "trastornos nutricionales, donde la obesidad es un problema mayor que la desnutrición, que también es relevante; el sedentarismo y el abuso de las tecnologias; las olas epidemiológicas, donde la prevención para la inmunización es vital".  Kambourian aseguró a Télam que "en pediatría gran parte de las enfermedades son prevenibles, salvo la rama oncológica, que muchas veces no se puede prevenir", y remarcó que "la forma de evitar la mayor cantidad de enfermedades es hacer los controles periódicos".
   "El control pediátrico es central, pero quizá los padres en lugar de hacer esos controles van a las guardias cuando aparece algún problema y esto va en detrimento de la salud de los chicos, que se pueden agarrar otras enfermedades y que no tienen un seguimiento de su estado", advirtió Kambourian.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario