Información Gral

La Justicia española elevó a 15 años la pena a La Manada por violación en grupo

El Tribunal Supremo revocó los nueve años que había dispuesto el Tribunal de Navarra por el ataque sexual.

Sábado 22 de Junio de 2019

Varias organizaciones feministas europeas celebraron la decisión del Tribunal Supremo (TS) de España de elevar las condenas para los cinco miembros de La Manada a 15 años de prisión, al acusarlos de un delito continuado de violación en perjuicio de una mujer. Esta sentencia, que ya es firme, es para las feministas una "buena noticia" porque "por fin" se llama "a las cosas por su nombre".

Con ese fallo judicial, el alto tribunal revocó las sentencias previas emitidas por la Audiencia de Navarra y el Tribunal de Justicia de Navarra, que condenaron a los cinco varones a 9 años de cárcel por un delito de abuso sexual durante los Sanfermines de 2016, cuando una joven madrileña de 18 años denunció haber sufrido una violación múltiple.

Los cinco miembros de La Manada —llamados así por el grupo de WhatsApp que tenían— fueron todos detenidos en la tarde de ayer en Sevilla tras emitir el Supremo su sentencia, y trasladados a prisión desde las instalaciones de la Jefatura de Policía de Andalucía.

La Policía cumplió así el mandato de encarcelamiento de José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, Ángel Boza y Alfonso Jesús Cabezuelo tras el fallo firme del Supremo. Por ello, pasaron la noche en estas dependencias, si bien ahora tendrá que determinarse donde cumplen la condena, teniendo además en cuenta la condición de militar y guardia civil que ostentan dos de ellos.

A uno de los miembros de La Manada, el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, el tribunal lo condenó a dos años más de cárcel, un total de 17, como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la joven madrileña víctima de los hechos. Asimismo, la Sala incrementó el importe de la responsabilidad civil a la que tiene derecho la víctima a la cantidad de 100.000 euros. Además, se inhabilita a los cinco durante el tiempo de la condena, se les prohíbe acercarse a menos de 500 metros al domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente la víctima durante 20 años, y se les impone ocho años de libertad vigilada una vez cumplida la pena.

El fallo, que se ha adoptado por unanimidad, ha sido anunciado tras una deliberación de más de dos horas, que ha comenzado justo después de que concluyera la vista pública en la que los cinco magistrados de la Sala han escuchado los argumentos de acusaciones y defensas. Tras esta deliberación, el alto tribunal consideró que lo ocurrido en los Sanfermines de 2016 fue agresión sexual y no abuso.

Aunque todavía no se ha redactado la sentencia, el tribunal hizo público un extenso y prolijo comunicado explicando los motivos de su decisión. Estos hechos "no pueden constituir un delito de abuso sexual, sino un delito de violación, siendo incorrecta por tanto la calificación jurídica de los mismos".

Ello es porque el relato de los hechos de la resolución describe "un auténtico escenario intimidatorio" en el que la víctima "en ningún momento consiente a los actos sexuales llevados a cabo por los acusados".

Añadió que esta situación "intimidante" es la que hizo que la víctima "adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera, ante la angustia e intenso agobio que la situación le produjo por el lugar recóndito, angosto y sin salida en el que fue introducida a la fuerza".

El comunicado del Supremo también alude a las circunstancias personales de la víctima y los acusados en el lugar de los hechos, "lo que fue aprovechado por ellos para realizar los actos contra la libertad" de la joven, y señala que hubo "al menos diez agresiones sexuales con penetraciones bucales, vaginales y anales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario