Información Gral

La epidemia de las armas en EEUU golpeó esta vez a un pequeño diario

Annapolis y su matutino, The Capital Gazette, afrontan la masacre cometida el jueves por un hombre que ingresó a tiros y mató a cinco empleados.

Sábado 30 de Junio de 2018

"No tenemos palabras": a pesar del duelo, The Capital Gazette, el periódico de Estados Unidos que sufrió el ataque a tiros en el que murieron cinco de sus empleados, cubrió su propia tragedia con una edición en tributo a los fallecidos. Las historias de las cinco víctimas son muy representativas del vasto mundo del periodismo del interior estadounidense, muy diferente al de las grandes cadenas de televisión y los grandes diarios de Nueva York, conocidos en el mundo entero.

Los sobrevivientes del tiroteo en Annapolis, la histórica y hasta ahora tranquila capital del estado de Maryland, salieron con una portada simple y escalofriante: "Cinco muertos por disparos en The Capital", junto a las fotos de los cuatro periodistas y la asistente de ventas asesinados. Y en su página editorial se limitaron a declararse sin palabras, dejando en blanco el espacio en honor a las víctimas, cuyos nombres destacaron. Además, el editorial diario lo escribía habitualmente uno de los periodistas asesinados.

"Mañana esta página volverá a cumplir con su firme propósito de ofrecer a nuestros lectores opiniones informadas sobre el mundo a su alrededor, para que ellos puedan ser mejores ciudadanos", señalaron los editores.

Los periodistas han podido contar el drama que viven tras improvisar una sala de Redacción en la parte trasera de varias camionetas, en un estacionamiento ubicado muy cerca de su sede, un edificio aún acordonado por la policía. "No puedo dormir, lo único que puedo hacer es informar los hechos", escribió durante la noche en Twitter Phil Davis, un periodista que cubre policiales.

El atacante, Jarrod Ramos, de 38 años y con un historial de enfrentamiento obsesivo contra el diario tras perder una demanda por difamación, fue detenido y acusado de cinco cargos de asesinato premeditado. Ayer compareció ante un juez.

"No sé que más hacer sino esto", contó a la AFP otro reportero, Chase Cook. "Sacaremos un diario mañana", aseguró la noche del jueves. Y así lo hicieron.

La cobertura incluye las semblanzas de los cinco muertos, las últimas víctimas de la epidemia de violencia armada que vive Estados Unidos, luego de masacres masivas en escuelas secundarias ocurridas en febrero en Florida y en mayo en Texas.

El ataque, uno de los peores realizados contra periodistas en Estados Unidos, que llevó a incrementar la seguridad en otros medios en el país, truncó cinco vidas.

— Rob Hiaasen, de 59 años, era un ex redactor del Baltimore Sun que llegó a The Capital como editor asistente en 2010 y escribía una columna dominical. "Le encantaba el periodismo, le encantaba ayudar a esos jóvenes periodistas en The Gazette", dijo su esposa Maria a The Baltimore Sun. Era el hermano del conocido escritor Carl Hiaasen.

—Gerald Fischman tenía 61 años y era "la conciencia y voz del periódico", que escribió editoriales durante más de 25 años.

— John McNamara, de 56 años, fue un versátil periodista deportivo capaz de escribir, editar y diseñar páginas, también amante del cine y autor de libros sobre deportes.

— Wendian Winters, de 65 años, es recordada como una prolífica escritora y periodista que "tenía talento para conectarse con la comunidad", dijo un editor.

—Rebecca Smith, de 34 años, acababa de ser contratada como asistente de ventas del diario y tenía "un gran corazón", según sus amigos.

"Todos eran profesionales consumados, y aunque en ocasiones pudimos estar en desacuerdo, siempre intentaron mostrar los dos lados de una historia", dijo a Fox News el jefe de policía del condado de Anne Arundel, Timothy Altomare, quien conocía a cada uno de los fallecidos.

El impacto se sintió también más allá de las fronteras. En Viena, el representante de libertad de medios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa dijo: "Un ataque contra la prensa es un ataque contra la democracia". "Los periodistas cuentan las historias de nuestras comunidades, protegen nuestra democracia y arriesgan sus vidas en cumplimiento del deber, y el ataque de en Annapolis es impactante", señaló el primer ministro el canadiense Justin Trudeau.

Un diario de 291 años, reflejo de una ciudad tranquila y antigua

The Capital Gazette, parte del Capital Gazette Group, es un pequeño periódico fundado en 1727. Empleaba hasta el ataque a seis reporteros, dos fotógrafos y cinco secretarios editoriales. Su sede estaba protegida por una puerta cerrada permanentemente, dijo uno de sus periodistas. El área que rodea el periódico, ubicada en una zona comercial detrás de un banco, todavía estaba bloqueada ayer por la policía. Los residentes de Annapolis llevaron flores al lugar. “The Gazette está cerca de nuestra comunidad”, dijo un ciudadano, Kelly OBrian.

Annapolis es la típica ciudad pequeña, ordenada y pacífica de la Costa Este de Estados Unidos. Sus calles con casas coloniales y árboles parecen salidas de una postal turística. Con una población de apenas 38.394 habitantes, la antigua ciudad forma parte del area metropolitana de Baltimore. Ubicada a unos 3 km de la bahía de Chesapeake, a 40 km de Baltimore y aproximadamente a la misma distancia de Washington D. C. En Annapolis se encuentra la Academia Naval de los Estados Unidos. La historia de la ciudad se remonta a los orígenes mismos del país.

En 1649 exiliados puritanos provenientes de Virginia se establecieron en la zona. En 1694 Sir Francis Nicholson ubicó la capital de la colonia allí, recibiendo el nombre de Annapolis en honor a la Princesa Ana, quien pronto sería reina de Gran Bretaña. En 1708 la población fue elevada al rango de ciudad. Hasta la Guerra de Independencia, Annapolis se caracterizó por ser una comunidad cultivada y rica. The Maryland Gazette fue un semanario fundado en 1745; en 1769 abrió un teatro; fue importante centro de comercio, para luego declinar con el surgimiento de Baltimore, en 1780, como puerto de entrada y actualmente la principal actividad comercial de la ciudad es su centro de procesamiento de ostras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});