Información Gral

La Armada obliga a Ocean Infinity a seguir buscando el ARA San Juan

La firma estadounidense anunció que suspendía las operaciones que lleva adelante desde setiembre. Pero el gobierno le exigió que cumpla el contrato.

Sábado 27 de Octubre de 2018

Tras una polémica que se extendió ayer durante unas horas —desde la mañana hasta media tarde—, la Armada argentina anunció que la empresa norteamericana Ocean Infinity continuará con el operativo para encontrar al submarino ARA San Juan, desaparecido hace casi un año.

El sobresalto se había iniciado por la mañana, cuando familiares de los tripulantes desaparecidos comunicaron que la compañía que realiza la búsqueda a bordo del buque Seabed Constructor suspendía sus operaciones.

El anuncio se daba luego de tres días de tareas sin contactos para verificar y tras haber barrido 12 áreas a lo largo de más de un mes, sin ningún elemento concreto sobre la ubicación del submarino desaparecido en noviembre de 2017.

La suspensión del operativo fue la novedad saliente del habitual informe matinal que la compañía realiza.

Cuatro de los familiares viajan a bordo del Seabed Constructor para supervisar la tarea, desde el 7 de setiembre, y a través de un comunicado fueron ellos los que informaron sobre la empresa: "Nos informaron que se determinó (...) suspender la búsqueda hasta el mes de febrero. Según lo manifestado, les resulta inútil seguir ampliando áreas, por lo que van a realizar un estudio pormenorizado en tierra de toda la data recogida para luego determinar cómo siguen y por cuánto tiempo".

Horas después, y ante la trascendencia, la Armada confirmó que el contrato se cumplirá tal como estaba estipulado, obligando a Ocean Infinity a continuar.

"La Armada Argentina, dependiente del Ministerio de Defensa, en el marco de las operaciones de búsqueda del Submarino ARA "San Juan" informa que ante la solicitud de la empresa Ocean Infinity de suspender transitoriamente las operaciones, ha coordinado con la misma la continuidad de la búsqueda en cumplimiento del contrato vigente", informó la fuerza a través de un comunicado.

En las últimas operaciones de rastrillaje marítimo la firma había alcanzado a cubrir el área 11, la última incorporado al plan de acción.

El jueves, el Seabed Constructor se reaprovisonó de combustible en altamar, en un operativo que demandó unas cinco horas de labor. Sorprendió porque el día anterior la empresa había anunciado que el martes pondría proa a Comodoro Rivadavia, para reaprovisionarse y recambiar la tripulación.

La embarcación arribará el 1 de noviembre al puerto chileno de Punta Arenas, sobre el Pacífico sur, donde se hará un cambio de tripulación y los familiares desembarcarán.

El 15 de noviembre se cumplirá un año de la desaparición del submarino presumiblemente frente al Golfo San Jorge en la Patagonia argentina.

Tres vehículos submarinos autónomos que van en el Seabed Constructor se encuentran rastreando un área, tarea que terminarían el lunes. Estos sumergibles pueden operar hasta 6.000 metros de profundidad.

Las áreas de búsqueda definidas por la empresa son coincidentes con las zonas barridas por embarcaciones argentinas según la última posición estimada del submarino reportada por su sistema de comunicación satelital del 15 de noviembre de 2017.

Ese día el sumergible diésel eléctrico clase TR-1700 de fabricación alemana —en operaciones desde los años 80— desapareció cuando navegaba desde Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, hacia su base en Mar del Plata, situada a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires tras participar de un ejercicio de adiestramiento.

El día que desapareció el ARA San Juan su comandante informó que había sufrido una avería a raíz de la entrada de agua a las baterías a través del snorkel —el dispositivo por el cual el sumergible toma aire de la superficie para operar sus motores—, pero que el incidente había sido resuelto. Horas después se registró una explosión cerca de donde se había perdido contacto con la nave.

El operativo para localizar al sumergible llegó a sumar a 18 países, entre ellos Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido. Decenas de objetos detectados en el fondo marino fueron descartados.

El gobierno contrató finalmente a Ocean Infinity que cobrará 7,5 millones de dólares solamente si encuentra el submarino. La búsqueda implica un tiempo mínimo de 60 días operativos y un máximo de 120. La empresa todavía no ha cumplido el plazo mínimo de exploración.

Ocean Infinity rastreó, de forma infructuosa, el avión de Malaysia Airlines que desapareció en 2014 sobre el Océano Índico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});