Información Gral

La Armada lanzaría una licitación para seguir la búsqueda del submarino

El plan contempla a empresas "cazafortunas" del mar, dispuestas a cobrar solo si encuentran al navío. Habría cinco interesadas

Lunes 22 de Enero de 2018

La Armada argentina impulsará la contratación de una empresa privada con tecnología para lanzar una nueva búsqueda del submarino ARA "San Juan" dentro de los "cañadones" del Atlántico Sur, después de que se retire el barco ruso Yantar.

El buque ruso es el único que quedó navegando en la zona como parte del operativo de cooperación internacional desplegado en noviembre y diciembre. Tiene los equipos necesarios para hurgar en los "cañadones" a través del vehículo operado remotamente (ROV), que puede llegar hasta 6.000 metros.

Hay, además, otros buques argentinos patrullando, de menor sofisticación.

El fin de semana pasado el Yantar encontró "otras dos nuevas señales" y hacía un nuevo esfuerzo de identificación. Se desconoce hasta cuando continuará la cooperación rusa, pero la Armada prevé cómo reemplazarla.

Según reveló ayer el diario Clarín, enteradas del plan, se lanzó una carrera entre las empresas privadas que podrían participar de esta nueva etapa, que incluye a una que busca tesoros marinos y tiene tecnología de última generación.

De acuerdo a los planes de la Armada, se necesitará que la firma privada a contratar tenga un barco con sonar y un minisubmarino con capacidad para sumergirse hasta esas profundidades. La Armada carece de este tipo de tecnologías de búsqueda de última generación. En el mundo solo 20 países tienen submarinos de guerra y de éstos, únicamente EE.UU, Rusia, Inglaterra y otros, tienen equipos de rescate de submarinos.

La Armada recibió ya presupuestos de cinco empresas privadas de este tipo para hacer la búsqueda que tienen diferencias de precios e incluso de disposición del material en distintas épocas del año y los elevó al ministro de Defensa, Oscar Aguad.

Entre los requisitos que exigirá la Armada, se incluyen equipos como sonda multihaz, sonar de barrido lateral, magnetónomos, gravímetros y minisubmarinos. Para hurgar en los cañadones se necesita sobre todo un minisubmarino no tripulado autónomo llamado AUV por sus siglas en inglés.

Estas pequeñas naves, que tienen la forma de un pez, son programadas en la superficie, luego se las lanza y, ayudados por poderosos reflectores, van filmando todo lo que ven a su paso. Luego la nave madre recoge al AUV y le saca toda la información que reunió.

La idea es que la empresa ganadora de un concurso cerrado o una licitación, según lo que disponga la ley para este tipo de crisis, realice su propia búsqueda en base a toda la información recogida por distintos barcos durante el operativo internacional.

El ministro Aguad desea no violar ninguna ley aunque se trate de un plan de urgencia nacional.

El problema es que cada empresa tiene un servicio distinto y tiempos diferentes y el gobierno tiene que fijar un parámetro común. Los presupuestos recibidos van desde dos a siete millones de dólares".

Una de las empresas cotizantes, por ejemplo, es la norteamericana Ocean Infinity que facilitó el robot que usaron los barcos militares norteamericanos, según Clarín.

Ocean Infinity, que cuenta con tecnología de punta, ya encontró tesoros marinos y está ahora buscando el desaparecido avión del vuelo MH370 de Malaysia Airlines en el océano Indico y recién podría venir al Atlántico Sur en mayo o junio.

En fuentes militares, se afirma que propuso no cobrar nada por adelantado pero que "cobraría unos 7 millones de dólares solo si lo encuentra", como hacen los cazadores de fortunas del mar.

Pero el gobierno, si acepta esta propuesta, podría contratar antes a otra empresa para seguir la búsqueda hasta mediados de año, entre otras alternativas. Sin embargo, como no hay sobrevivientes, ahora se pasó a una etapa de "búsqueda científica", como la llaman los expertos, que será más lenta pero ininterrumpida.

Aunque los datos básicos que usará la empresa privada ganadora son los mismos: última posición reportada, rumbo y velocidad, qué tipo de avería habría sufrido y ubicación de la explosión detectada por la Organización para la Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) el día de la tragedia.

La llamada anomalía hidroacústica fue registrada por la red internacional de hidrófonos del CTBTO creada para registrar pruebas nucleares terremotos o maremotos.

La explosión no nuclear fue detectada el 15 noviembre a las 13:51 GMT, en la latitud -46.12 y longitud -59.69. La última comunicación de la nave, con 44 tripulantes a bordo, fue a las 7.30 de esa mañana.

"Un buque con una vidente"

Más de dos meses después de la desaparición del submarino, Silvina Krawczyk, hermana de Eliana, la única submarinista mujer en el buque, dijo en "La noche de Mirtha" que "la Armada está haciendo todo lo posible" para encontrar el buque y que incluso el sábado había partido "un buque con una vidente".╠
■□"Siento que mi hermana está en condición de desaparecida. Es algo que nunca tendría que haber pasado. Es la peor tragedia en 50 años de la Armada", expresó.
■□La mujer afirmó que "la Armada está mandando e-mails a empresas para recibir presupuestos (para financiar la búsqueda)".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario