Información Gral

Italia enjuiciará a una capitana que desembarcó a 40 migrantes náufragos

Carola Rackete, activista de una ONG, quedó en prisión domiciliaria por desoír la prohibición de amarrar. Pero Alemania y Francia la apoyan

Domingo 30 de Junio de 2019

El gobierno italiano advirtió ayer que se definirá mediante "un juicio independiente" la situación de Carola Rackete, la capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch que fue detenida en la medianoche del sábado cuando desembarcó sin autorización a 40 náufragos en el puerto de Lampedusa.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, acusó a la capitana de poner en peligro las vidas de los agentes de una patrulla policial a la que Rackete embistió en su entrada en el puerto.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Enzo Moavero Milanesi, advirtió: "Se abrió una investigación contra la comandante del Sea Watch 3 y las medidas fueron tomadas por el poder judicial italiano". "Según nuestra constitución", dijo Milanesi, "los jueces tienen total independencia del gobierno para tomar decisiones", afirmó en Facebook.

Rackete, de 31 años, tras abandonar el cuartel de la Guardia de Lampedusa, ingresó en situación de arresto domiciliario y a la espera de un posible traslado a Sicilia, mientras que los 40 migrantes ingresaron a un centro de acogida de la localidad italiana.

Ellos habían sido socorridos frente a Libia y deambularon 17 días por aguas del Mediterráneo.

Las autoridades francesas y sobre todo las alemanas reprocharon a Italia la detención de la capitana.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, de donde es Rackete, Heiko Maas, criticó a las autoridades italianas por el incidente.

"No se debe criminalizar el salvamento marítimo", afirmó Maas en Twitter. Salvar vidas es un deber humanitario y "corresponde a la justicia italiana aclarar rápidamente las acusaciones", indicó.

Desde la oposición, el líder de Die Gruenen, Los Verdes, Robert Habeck, arremetió contra Salvini por un "giro del lenguaje de proporciones orwellianas" por acusar a Rackete de piratería y tráfico de seres humanos.

En el caso de Francia, su ministro de Interior, Christophe Castañer, dijo que las decisiones del gobierno de Italia de cerrar puertos a embarcaciones con inmigrantes "viola la ley del mar".

"Ahora que la crisis migratoria ha disminuido drásticamente su amplitud gracias a la contribución de la UE, el actual gobierno italiano elige soluciones no coordinadas con sus socios europeos", señaló Castañer.

El funcionario francés denunció "falta de solidaridad de Italia con Europa y sus estados miembros", en una declaración.

Rackete, convertida en un símbolo de la resistencia contra la política migratoria de Salvini, fue recibida con aplausos en el puerto por un centenar de personas entre las que se encontraban el sacerdote de la isla y el médico Pietro Bartolo, electo diputado en el Parlamento Europeo.

"El auténtico escándalo son las muertes por ahogamiento en el Mediterráneo, el desvío de la legalidad y la falta de un mecanismo para la distribución de refugiados en Europa", declaró Rackete a un medio.

Italia replica

El ministro italiano Moavero se encargó de responder a un pedido del ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, quien opinó que la capitana Rackete "debe ser dejada en libertad", una posición que comparten tantos otros gobiernos de la Unión Europea.

Rackete fue acusada de "resistencia o violencia contra barco de guerra" por la maniobra con la que forzó su entrada en el puerto italiano, poniendo en peligro a una embarcación militar italiana, informó el diario La Repubblica.

"Si uno aplasta un bote patrullero de la Guardia de Finanza contra el muelle, es un criminal. Punto. Delincuentes", expresó en Twitter el ministro Salvini.

La isla de Lampedusa está más cerca del norte de África que del territorio italiano. Algunos de los migrantes besaron el suelo luego de desembarcar, tras 17 días de naufragio.

Pisaron tierra pasadas las dos de Italia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario