Información Gral

Irlanda votó por abrumadora mayoría a favor del aborto

El país católico optó masivamente por la legalización: ganó el "sí" 68% a 32%, según sondeos a boca de urna. Hoy se darán a conocer los datos oficiales

Sábado 26 de Mayo de 2018

Irlanda votó masivamente a favor de legalizar el aborto en el referéndum realizado ayer, según sondeos a boca de urna. Mientras los resultados oficiales se conocerán recién hoy, los sondeos a boca de urna dieron, minutos después del cierre de las mesas, una contundente victoria del "sí" por 68% a 32% del "no". Irlanda es una nación católica y la única de Europa occidental en la que el aborto hasta ahora está prohibido.

   El principal sondeo a boca de urna fue realizado por Ipsos para el diario The Irish Times (www.irishtimes.com), a partir de 4.000 entrevistas en los colegios electorales, y dio una abrumadora victoria a la aprobación del aborto: más de dos tercios de los votantes, 68%, están a favor de la legalización. El resultado, de confirmarse, superaría las expectativas más optimistas de los partidarios de legalizar el aborto. Según el sondeo, un 70% de las mujeres votó a favor de la legalización del aborto y el 30%, en contra; mientras que un 65% de hombres votó a favor del sí y un 35%, del no. Las personas mayores de 65 años votaron mayoritariamente contra el cambio de la legislación, mientras que los votantes de entre 18 y 24 años votaron en un 85% a favor.

   El plebiscito tuvo lugar a tres meses de la visita del papa Francisco.

La campaña fue polarizadora y sacó a la calle el conflicto latente en Irlanda entre un conservadurismo católico muy arraigado, construido por una Iglesia que, de a poco, se resigna a su pérdida influencia, y una juventud cosmopolita y viajera que rechaza el modelo de sociedad en el que se la hizo crecer. Hace tres años los irlandeses aprobaron el matrimonio homosexual, en otro evidente cambio de valores.

   Ayer, los votantes se pronunciaban sobre la Octava Enmienda, añadida an la Constitución tras un referéndum en 1983, que equipara el derecho a la vida de una mujer embarazada con el de su feto. El aborto está penado con hasta 14 años de cárcel. La prohibición casi total del aborto, incluso en casos de violación, incesto, anomalía fetal o riesgo para la madre, fue apenas matizada por una ley de 2014 que, tras el escándalo por la muerte de una mujer la que se le negó un aborto, añadió una excepción para casos de riesgo de muerte de la madre.

   Si se confirma el "sí", el Parlamento estará autorizado a legislar para regular la interrupción del embarazo, a partir de un proyecto de ley propuesto por el gobierno que contempla el aborto legal para todas las mujeres en las primeras 12 semanas de gestación. Después, hasta las 24 semanas, las mujeres embarazadas estarán autorizadas a abortar si su vida o su salud estuvieran en riesgo, punto que debe ser respaldado por dos médicos, y si el feto no pudiera sobrevivir fuera del cuerpo de la madre.

El "sí "ha centrado su campaña en que el aborto es una realidad en Irlanda y la estricta regulación vigente sólo sirve para "exportar" el problema. Cada año, unas 3.500 irlandesas viajan al extranjero a abortar y 2.000 más adquieren ilegalmente píldoras abortivas en Internet, arriesgándose a penas de cárcel.

   La campaña del "no" ha defendido que la propuesta del gobierno va demasiado lejos y oculta un "aborto a demanda", a pesar de que el proyecto de ley equipararía la normativa irlandesa con las de los principales países europeos. El primer ministro, Leo Varadkar, que ha apoyado el "sí" como todos los líderes de los partidos con representación parlamentaria, se ha declarado ayer por la tarde "silenciosamente confiado"en una consulta que ha definido como "una oportunidad única en una generación".

    Irlanda era hasta hace poco un bastión de la Iglesia católica. Sin embargo, el escándalo de los abusos sexuales a niños por parte del clero debilitó su posición, y aunque más de tres cuartas partes del país se declara católica, la asistencia a misa ha decaído. En el referéndum de hace tres años sobre el matrimonio homosexual, la Iglesia adoptó una posición mucho más visible y perdió; en este ha optado por un perfil bajo, en un tema cuya opinión conoce todo el mundo. También debió influir en su actitud el saber que era otra batalla perdida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario