Información Gral

Indignación en España por unfallo que libera a cinco violadores

Hace dos años, en la fiesta de San Fermín, cinco hombres violaron a una chica de 18 años. Ayer una cámara de apelaciones los dejó en libertad.

Sábado 23 de Junio de 2018

Un fallo escandaloso sobre una violación colectiva sacude a España. Ayer, los cinco miembros de la banda de violadores conocido como "La Manada" quedaron en libertad provisional mientras se resuelve su apelación a una sentencia de nueve años de prisión por la figura de "abuso sexual con prevalimiento". Esta caracterización de lo que fue una violación colectiva de una joven de 18 años totalmente inerme alimenta la ola de indignación casi tanto como la anticipada libertad de los violadores, a menos de dos años de cometido el delito. El eufemismo del "abuso sexual" era repudiado ayer por miles de mujeres en las calles de España, las que señalaban que lo ocurrido era una violación con alevosía y reiteración. El aberrante episodio ocurrió durante la fiesta de San Fermín de 2016, en Pamplona.

El tribunal ya había causado escándalo en abril, cuando los jueces descartaron la calificación de violación contra los acusados, pese a que penetraron sucesivamente a su víctima en el portal de un edificio y se grabaron a sí mismos. Cada uno fue condenado a nueve años de prisión por "un delito continuado de abuso sexual", pero ahora han quedado en libertad provisional a la espera de la sentencia en apelación. Los violadores son: José Ángel Prenda, Alfonso Cabezuelo (militar), Antonio Manuel Guerrero (guardia civil), Jesús Escudero y Ángel Boza, de entre 26 y 29 años

Ayer hubo movilizaciones numerosas en Madrid, Sevilla, Valencia, Granada y otras ciudades.

Los criminales, cinco jóvenes sevillanos, pasaron menos de dos años en prisión desde que fueron detenidos el 7 de julio de 2016. El abogado de tres de ellos, Agustín Martínez Becerra, dijo a la prensa que estaban "contentos, satisfechos y locos por encontrarse con su familia". Esas declaraciones sonaron a echar más nafta al fuego. El "escrache" comenzó de inmediato, con carteles con los nombres completos y fotos de primer plano de los cinco violadores. También se daban las direcciones de los cinco en Sevilla. Sobre cómo serán recibidos en Sevilla, donde los cinco residen, dada la oleada de indignación popular, comentó: "Se han escrito tuits dando sus direcciones, llamado a ‘vamos a hacerles una visita'. Lo que está demostrando esta gente es no solamente que no creen en el Estado de derecho sino que pretenden mantener a la fuerza sus criterios".

El tribunal, la Audiencia Provincial de Navarra, ha justificado la libertad bajo fianza de 6.000 euros afirmando que resulta "impensable" que vuelvan a cometer un delito sexual. "No puede desconocerse que la repercusión que ha tenido este caso y la presión que ha desatado han alimentado un rechazo social de tal magnitud que permite cuestionar ese hipotético riesgo de reiteración delictiva", afirman los dos magistrados que han firmado la decisión. "Lo que todo ello hace presumir no son sino extraordinarias dificultades para que puedan desarrollar una vida social normalizada en libertad una vez regresen a su entorno familiar y social; todo ello, junto con la pérdida de su anonimato, hace poco menos que impensable el referido riesgo de reiteración delictiva", añaden. El presidente del tribunal ha emitido un voto discrepante, por considerar que se pone en riesgo "la protección integral" de la víctima, una joven que tenía 18 años en el momento de sufrir la quíntuple violación. La fiscalía recurrirá la decisión. Pero el recurso debe ser resuelto por el mismo tribunal, por lo que las posibilidades de éxito son casi nulas.

La portavoz del gobierno, Isabel Celaá, criticó la puesta en libertad de "La Manada" porque la libertad provisional "siempre es peligrosa" al ser "proclive a la fuga". La "regla de oro general es que a un condenado se le mantenga en prisión provisional al menos hasta que cumpla la mitad de su condena". Además, "los hechos probados y condenados" son "muy graves, gravísimos". Dos de los violadores son militares. El alcalde de Pamplona anticipó que recurrirá el fallo. Pero el daño hecho a la imagen de la Justicia española ya está hecho, y parece difícil de remontar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario