Información Gral

Identifican a un soldado entrerriano sepultado en el Cementerio de Darwin

Los equipos forenses que intervienen en la identificación de los restos de soldados argentinos enterrados en el Cementerio de Darwin, en las islas Malvinas, confirmaron la identidad de un ex combatiente entrerriano, Carlos Mosto, que se pudo constatar a partir de una muestra de ADN que su madre ofreció en 2013, un año antes de fallecer.

Miércoles 20 de Diciembre de 2017

Los equipos forenses que intervienen en la identificación de los restos de soldados argentinos enterrados en el Cementerio de Darwin, en las islas Malvinas, confirmaron la identidad de un ex combatiente entrerriano, Carlos Mosto, que se pudo constatar a partir de una muestra de ADN que su madre ofreció en 2013, un año antes de fallecer.

En el edificio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), del barrio porteño de Núñez, le entregaron a Elsa, su hermana, una carpeta con la documentación recabada durante el procedimiento forense en la que se certifica la identidad del ex combatiente de Entre Ríos, oriundo de Gualeguaychú. El procedimiento fue confirmado por su hermana Elsa, que aseguró que "después de 35 años, se nos devolvió la paz, la tranquilidad de poder llorar a Carlitos en su tumba". Y detalló: "Estaba cubierto con una manta verde y tenía en su bolsillo una carta, una medalla y dos paquetes de cigarrillos".

Mosto tenía cinco hermanos y estudió en Gualeguaychú para luego ingresar a la carrera de medicina en la ciudad bonaerense de La Plata, donde cursó tres años hasta alistarse, conocimientos que le permitieron luego, en batalla, asistir a los soldados heridos.

Mosto murió en combate el 11 de junio de 1982, con 23 años, cuando estaba en la cocina de uno de los campamentos y un avión arrojó una bomba que cayó en el medio del edificio. Según el relato de su hermana, "sus compañeros lo encontraron debajo de los escombros y boca arriba. El no sintió el avión, porque si no se hubiese tirado boca abajo, y de esa manera, la onda expansiva no le hubiese afectado el corazón", evaluó.

"La llamaba a mamá"

Cuando lo encontraron sus compañeros "respiraba muy leve y nos dijeron que cuando lo sacaron de abajo de los escombros la llamaba a mamá y ahí se quedó, muerto en los brazos de los compañeros".

Su hermana adelantó que ahora, cuando vaya a Malvinas, "podré llevarle una flor a Carlos, conocido por sus compañeros como el ángel de los pozos. Me imagino su cruz, entrando por el lado derecho, en la quinta fila, es la cuarta tumba", dijo la mujer. Además, resaltó que el equipo forense los atendió con "mucha calidez". Le entregaron una carpeta con toda la documentación del proceso realizado, y una medalla con el número de documento de su hermano.

"Siento en el pecho algo que me aprieta; ese objeto es como un regalo que nos manda después de 35 años, como diciendo «esto es para mi familia». Así que fue un regalo enorme el que he recibido", relató Elsa. Recordó, en declaraciones al diario El Día, que se despidió de su hermano en la vieja Terminal ubicada en Bolívar y Chalup, de Gualeguaychú:. "Se fue el 9 de abril a las 15, pero salieron de La Plata el 16. Ese día nos llamó por teléfono antes de viajar a Puerto Argentino", evocó. El Comité Internacional de la Cruz Roja fue el encargado, junto a un grupo de científicos especializados en antropología forense de distintos países, de identificar los restos de 88 soldados argentinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario