Información Gral

Google cumple 20 años y tiene un poder que preocupa a muchos

Larry Page y Sergey Brin monopolizaron el mercado de los buscadores. Su enorme emporio inquieta a reguladores y gobiernos

Sábado 08 de Septiembre de 2018

Veinte años después que Larry Page y Sergey Brin emprendieron la tarea de organizar toda la información de Internet, el motor de búsqueda que llamaron Google se ha vuelto una fuerza dominante en la telefonía celular, el video online, el correo electrónico, los mapas y tal vez mucho más. Google barrió a sus competidores, hoy totalmente olvidados, como Alta Vista, Yahoo, y tantos otros buscadores de fines de los 90s. Hoy sobreviven, a la sombra de poderosas casas matrices, algunos buscadores como Bing!, de Microsoft. A la vez, son cada vez mayores las dudas y preguntas sobre el control de la información y los datos privados que tiene de hecho el gigante de Sillicon Valley.

El éxito espectacular de Google lleva a reguladores y legisladores en el mundo entero a preguntarse si la empresa no se ha vuelto demasiado poderosa a medida que sus servicios ubicuos absorben información confidencial sobre los miles de millones de usuarios de sus productos.

El motor de búsqueda de Google está arraigado como el portal de entrada principal a Internet de miles de millones de personas, y su negocio de publicidad digital va camino de generar ingresos por 110.000 millones de dólares este año. Buena parte de ese dinero ingresa a través del sistema operativo Android de Google, utilizado en el 80 por ciento de los teléfonos celulares del mundo.

El emporio

Google maneja también el sitio de video más grande, YouTube; el navegador más popular, Chrome; el servicio de correo electrónico con mayor número de usuarios, Gmail; y los mapas con que se orienta la mayoría de la gente, Google Maps.

No está nada mal para una empresa que comenzó hace 20 años con una inversión de 100.000 dólares. Google y sus hermanas, bajo el paraguas de Alphabet Inc, valen en conjunto 800.000 millones de dólares.

Google se negó a hacer declaraciones a AP, pero ha señalado con frecuencia que sus productos, en su mayoría gratuitos, tienen tantos usuarios porque gustan a la gente.

El éxito de Google suele invitar a las comparaciones con Microsoft, vista hoy como un dinosaurio en extinción. En 1998, cuando se fundó Google, los reguladores estadounidenses estaban tan preocupados por el poder de Microsoft y su sistema operativo Windows que empezaron a estudiar la posibilidad de obligarla a dividirse. Aunque finalmente quedó intacta, la prolongada batalla con el gobierno estadounidense y los reguladores europeos maniató y distrajo a Microsoft, lo que dio impulso al surgimiento de Google y también de Apple.

Pero hoy Google podría correr la misma suerte. "El gobierno tiene a Google en la mira", dice Ken Auletta, quien tuvo acceso a la empresa para escribir su libro de 2009 "Googled: The End of the World As We Know It" (Googleado: el fin del mundo tal como lo conocemos). "Esta empresa tenía cierto resplandor, pero está perdiendo la aureola".

La semana pasada, Google provocó la ira del Congreso al negarse a enviar a Page o su actual director general, Sundar Pichai, a una comparecencia sobre la manipulación de los servicios de Internet por Rusia en su injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016. Los legisladores acusaron a Google de "arrogancia".

La Comisión Europea ha impuesto multas por 7.800 millones de dólares a Google, al concluir que la empresa utilizó su motor de búsqueda para destacar sus propios servicios y empaquetó ilegalmente sus productos en Android. Una acusación casi idéntica a la que hace 20 años se levantó contra Microsoft por empaquetar a su navegador Explorer en el Windows, lo que le dio un virtual monopolio mientras duró la vigencia de Explorer.

Google niega haber cometido delito alguno, pero los reguladores europeos indagan en este y otros posibles abusos. El presidente estadounidense Donald Trump y algunos reguladores plantean la posibilidad de iniciar nuevas investigaciones en los negocios y las normas de privacidad de Google cinco años después que la Comisión Federal de Comercio determinó que la empresa acataba las leyes en general. En el presente, todo esto apunta a una compañía que podría tener que dedicar su tercera década de vida a proteger el imperio que construyó en las dos primeras.

El poder de los algoritmos

Para otros analistas, como el presidente Donald Trump, aún mucha gente no parece comprender el enorme poder que tiene Google, según señala el canal alemán DW. Entre otras cosas, los algoritmos de Google determinan cuáles mensajes recibimos y cuáles deben pasar inadvertidos. Y los gerentes de Google pueden decir sin sonrojarse que nada es manipulado, que todo se basa en un solo principio: los temas que encabezan las listas son los que le interesan a las mayorías. Relevancia es el principio que hizo de Google un gigante. Pero esa táctica no la va a poder mantener por mucho tiempo.

Google siempre ha intentado presentarse como un buen "amigo" y "socio", respaldado en el lema de los días de su fundación. Pero Google ha cambiado su lema, de aquel naif "No seas malvado" de hace 20 años. Ahora dice: "¡Haz lo correcto!", lo que, a primera vista, suena bien, pero no lo es tanto. Donald Trump, tiene una versión de qué es lo que considera "correcto". La actual moral de Google mucho más flexible. Esto debería preocupar a aquellos que creen que Internet decidirá el futuro de la democracia y la sociedad. Se necesita vigilar la neutralidad de Google, y que se respete. Un ente que evite que Google sea manejada como un juguete de los negocios o la política. Entre menos competencia haya en Internet, más real se vuelve este peligro.

Genios. Larry Page y Sergey Brin en 2004, cuando Google ya había ganado la batalla de los buscadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});