Información Gral

Francia detuvo su cuarto reactor nuclear por la ola de calor

Modularon la producción para limitar el calentamiento del agua y la restituyeron al Canal de la Mancha.

Domingo 05 de Agosto de 2018

El operador de las centrales nucleares francesas EDF, indicó ayer que detuvo uno de los dos reactores nucleares de la central más vieja de Francia, la de Fessenheim (este), por la ola de calor que asfixia a Europa, llevando así a cuatro los reactores detenidos. Ayer, cuatro reactores de centrales francesas estaban detenidos debido al calor: uno en Fessenheim, dos en la central de Bugey (este de Francia cerca de Lyon) y uno en la de Saint-Alban (también en el este, al sur de Lyon), detalló un portavoz de EDF. Los otros dos reactores de las centrales de Fessenheim y de Saint-Alban tienen una producción reducida.

   La más vieja central del parque nuclear francés, cuyo cierre está programado para cuando entre en actividad una nueva central con reactores de tercera generación en Flamanville a orillas del canal de la Mancha (Normandía), extrae agua del Gran Canal de Alsacia para enfriar sus reactores y alimentar sus circuitos de funcionamiento, y luego la vierte en el canal. En caso de altas temperaturas, la central debe modular su producción para limitar el calentamiento del agua extraída y luego restituida en el canal, cuya temperatura promedio diaria no debe superar los 28 grados. En cuanto a los reactores de Saint-Alban y de Bugey se debió a las mismas razones, para evitar un alza muy importante de la temperatura del Ródano.

   Además, ayer fue el día del verano con más tráfico en las carreteras, llenas con los que regresaban de sus vacaciones y los que las empezaban. A última hora de la mañana, había 670 kilómetros de atascos registrados, según las autoridades de tráfico francesas.

   Europa hace frente a una intensa ola de calor que causó ayer temperaturas récord en Portugal, donde se alcanzaron los 46 grados y provocó tres muertos en España, mientras el asfalto se derretía en algunas zonas de Holanda. En el sur de España, los termómetros de la turística ciudad de Córdoba marcaron los 45 grados. La ola de calor ya se cobró en la nación ibérica tres vidas durante esta semana.

Perros con zapatos en Austria

En Viena, los perros policía desplegados en un torneo de vóley-playa fueron equipados con fundas para sus patas. La policía aseguró que, aunque las temperaturas no fueran excesivamente altas (34 grados)los perros tenían que pasar horas sobre superficies expuestas al sol que fácilmente superaban los 50 grados.

   En Holanda, autoridades cerraron algunos tramos de las autopistas, donde el calor llegó a derretir el asfalto. En la céntrica ciudad de Zwolle, se empezaron a cortar las ramas de cerca de cien álamos. La televisión pública holandesa NOS explicó que las ramas podrían quebrarse a causa del calor y suponer un peligro. Italia también vivió un día de verano sofocante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario