Información Gral

Florence tocó la costa de EEUU y causa inundaciones catastróficas

Con vientos de 150 km, el huracán ingresó a Carolina del Norte. Había al menos 5 muertos, evacuados y 415 mil hogares sin electricidad

Sábado 15 de Septiembre de 2018

El ojo del huracán Florence tocó tierra ayer a unos kilómetros al este de Wilmington, en Carolina del Norte, en la costa este de los Estados Unidos, como huracán de categoría 1, acompañado de peligrosas marejadas ciclónicas, vientos y lluvia que han comenzado a destrozar inmuebles e inundar pueblos.

El Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, precisó que el vórtice del meteoro penetró entierra firme con vientos sostenidos de 150 kilómetros por hora.

Una mujer y su hijo perdieron la vida en Wilmington luego de que un árbol cayera sobre su casa. Una mujer sufrió un ataque al corazón y el equipo médico no pudo llegar a tiempo por los árboles caídos. Un anciano de 78 años falleció cuando intentaba conectar un enchufe a un generador eléctrico en el condado de Lenoir, donde murió otro hombre en medio de la tormenta.

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel que se derrumbó y muchos más que desafiaron las órdenes de evacuación esperaban ser rescatados. Inmuebles destrozados por el huracán volaban por los aires. Más de 415.000 hogares y negocios estaban sin electricidad en Carolina del Norte. En las calles costeras fluía agua espumosa del océano. Los pronosticadores dijeron que se esperaba una inundación "catastrófica" de agua dulce a lo largo de las vías fluviales de ambas Carolina. Anoche esta previsión ya era una realidad. Según CNN, se registraban mareas, los vientos y la lluvias que "están convirtiendo algunos pueblos en ríos caudalosos". Se espera que la tormenta se mueva a través de las Carolinas (Norte y Sur) durante el fin de semana.

El meteoro durará horas y horas, porque Florence avanza lentamente (nueve kilómetros por hora) y sigue recibiendo energía del océano. Los vientos huracanados se extendían en un radio de 315 kilómetros.

Mientras Florence se aproximaba, el presidente Donald Trump tuiteó que los equipos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema) estaban "listos y abastecidos".

El cierre de escuelas y negocios se extendió hasta Georgia y las aerolíneas han cancelado alrededor de 1.200 vuelos hasta el momento, mientras que casi todas las poblaciones costeras de las Carolinas fueron evacuadas.

Horas antes, las lluvias torrenciales que acompañan a Florence ya habían provocado inundaciones de agua marina en calles de zonas costeras y dejó a decenas de miles sin electricidad.

En Emerald Isle, Carolina del Norte, el agua alcanzó una altura de 1,92 metros, agregó el Centro. Emerald Isle está a unos 135 kilómetros al norte de Wilmington. Los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

La intensidad del meteoro descendió a medida que se acercaba a tierra, con vientos que bajaron a cerca de 144 km/h con la caída de la noche. Sin embargo, las autoridades advirtieron que su peligrosidad no deriva tanto de sus vientos sino de las fuertes lluvias, combinado con su avance lento. El gobernador de Carolina de Norte, Roy Cooper, advirtió sobre un desastre inminente.

"Lo peor de la tormenta aún no ha llegado pero estas son tempranas advertencias para los días venideros", dijo el jueves. "Sobrevivir a la tormenta será una prueba de resistencia, trabajo en equipo, sentido común y paciencia".

Cooper solicitó ayuda federal adicional para desastres ante lo que su oficina calificó de "daños históricos" en todo el estado.

Más de 80.000 personas estaban sin suministro eléctrico cuando el meteoro comenzó a acercarse a la costa y más de 12.000 personas estaban en refugios. Otras 400 personas ocupaban albergues en Virginia, donde las previsiones eran menos graves.

Filipinas

Fuertes vientos e intensas lluvias azotaron ayer el norte de Filipinas, hacia donde anoche tocó tierra el tifón Mangkhut con vientos sostenidos de más de 200 kilómetros/hora, lo que ha obligado a miles de personas a huir de sus casas. Tifón es el nombre que reciben los huracanes en el Pacífico. Decenas de vuelos fueron cancelados hasta el domingo. Además unos 4.000 pasajeros han quedado varados en diversos puertos del este y centro de este país, compuesto por miles de islas. Asimismo se prohibió la navegación marítima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});