Información Gral

Festival de Cine de Mar del Plata, el que siempre da revancha

Los discursos de José Martínez Suárez y Peter Scarlet inauguraron el encuentro internacional. "Madame Hyde" no estuvo a la altura

Domingo 19 de Noviembre de 2017

Dicen que cuando llueve no hay nada más lindo que ir al cine, pero en la apertura del 32 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata nadie pensó eso. Es que la lluvia y los vientos fuertes impidieron el desfile de estrellas en la clásica alfombra roja de la cita anual, que es la más importante de América Latina , y tiene epicentro en la ciudad balnearia desde el viernes pasado hasta el domingo 26 de noviembre.

   Encima, Mirtha Legrand no pudo asistir porque quedó varada en la ruta, Graciela Borges tampoco porque estaba filmando una película y, claro, la tormenta del viernes a la noche impidió que los marplatenses se agolparan en la puerta del Auditorium para sacarse las fotos con las estrellas frente a la playa Bristol.

   Con todo, la ceremonia de apertura tuvo final feliz en La Feliz. Porque Norma Aleandro no faltó a la cita y tuvo su merecido homenaje y el presidente del festival José Martínez Suárez desplegó su habitual carisma e histrionismo y levantó una cerrada ovación al grito de "Vamooo Pepe".

   Tras una correcta presentación de Axel Kuschevatzky, quien fue el maestro de ceremonias, Martínez Suárez hizo una referencia a los 10 años de presidencia, en una gestión que resistió la grieta y mantuvo su puesto aún en la administración actual del gobierno macrista.

   "Todo tiempo pasado fue mejor pero estos últimos diez años fueron formidables", dijo el interminable hermano de Mirtha, que ya pasó los 90 y exhibe más energía que un treintañero. Como no puede con su genio, se mandó a hablar de otros temas que siempre son temas de agenda nacional, claro: "Que cuiden los maestros, que los respeten y les aumenten el sueldo", bramó y desde ya que la ovación volvió a subir desde las plateas.

Aleandro

En un discurso muy breve, Norma Aleandro elogió a Martínez Suárez y agradeció un reconocimiento que el festival le otorgó por su trayectoria. Más tarde aparecería en la pantalla grande en el spot del festival, que aparecerá en la previa de cada una de las películas de competencia.

   Entre los discursos de apertura, el titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Ralph Haiek jerarquizó la amplia variedad estética de las más de 300 películas que se presentarán a lo largo del certamen e invitó a "dejarse llevar" por esas producciones.

   A su turno, Fernando Lima, el vicepresidente del Incaa instó a defender el festival como un espacio de "felicidad, encuentro y debate", tras lo cual el nuevo director artístico subió al escenario de la sala Astor Piazzolla del Auditorium para presentar el filme de apertura.

   Scarlet, todo un referente del séptimo arte estadounidense, subió con una traductora y se le entendió poco y nada. Sin embargo invitó a ver más películas de las que uno imaginaba y elogió algo exageradamente a "Madame Hyde", la película de Serge Bozón, también presente en la sala, cuya producción no estuvo a la altura de las circunstancias.

   El filme protagonizado por Isabelle Hupert y Pierre León, quien también está aquí en el festival, está basada en una versión algo atípica de "Dr. Jekyll y Mister Hyde" y gira sobre una docente que recibe una descarga eléctrica y muta su personalidad y su forma de comunicarse con su entorno familiar y, fundamentalmente, con sus alumnos.

   Entre lo sobrenatural y lo pretencioso, el filme de Bozón apuesta al cine arte con un cambio de registros desde lo expresivo, se corre del naturalismo en lo actoral para favorecer el vuelo del relato, pero cae estrepitosamente sobre el final por no dar el tono pretendido.

   Cuando terminó la película, los tibios aplausos de los presentes, que no colmaron la sala en la exhibición de apertura como en años anteriores, fueron la respuesta más unánime de la poca empatía que despertó el filme. Afuera, de cara a la rambla, una llovizna copiosa tomaba protagonismo. Como siempre, algunos crtíticos colegas opinaban a favor y otros en contra del filme de Bozon, pero lo bueno de este clásico certamen es que, si esta peli no gustó, con tantas películas por verse, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata siempre da revancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario