Información Gral

Evo aprobó la "quema controlada" y la justificó por el aumento poblacional

El texto justifica que es una medida "estratégica" para fomentar la producción agrícola y pecuaria.

Domingo 25 de Agosto de 2019

El mundo acusa al brasileño Jair Bolsonaro por los incendios foresales en la Amazonia. Pero también hay una gran parte de responsabilidad en su vecino y adversario ideológico, el presidente boliviano Evo Morales. Este, con un decreto autorizó “quemas controladas” en los departamentos de Santa Cruz y Beni. El “decreto supremo” es el 3973 del 9 de julio pasado. El texto presidencial justifica que es una medida “estratégica” para fomentar la producción agrícola y pecuaria. Un mes después, los incendios arrasan en la “Chiquitanía”, en esos dos departamentos del oriente boliviano.

   La norma dio luz verde para que, en los departamentos de Santa Cruz y Beni, se autorice el desmonte y quema “controlada” de bosques, para las actividades agropecuarias en tierras privadas y comunitarias.

Señala la prensa boliviana que el decreto modificó el artículo 5 del decreto 26075 del 16 de febrero de 2001 por el cual se determinó que “en los departamentos de Santa Cruz y Beni, se autoriza el desmonte para actividades agropecuarias en tierras privadas y comunitarias, que se enmarque en el manejo integral y sustentable de bosques y tierra, conforme a los instrumentos de gestión de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), y sus Planes de Uso de Suelo vigentes (PLUS). “En ambos departamentos se permiten las quemas controladas de acuerdo a reglamentación vigente, en las áreas clasificadas por el PLUS que así lo permitan”, señala la norma.

Los incendios forestales arrasaron unos 700 mil hectáreas de bosques y pastizales en la Chiquitanía, que cuenta con un bosque seco único en el mundo. La ABT incluso advirtió que 12 comunidades se encuentran en peligro. El decreto justifica que, ante el crecimiento poblacional, el incremento de la demanda interna y externa de alimentos, así como los indicadores de consumo de la población, hacen necesario asumir “medidas estratégicas”. Que según el decreto pasan por ampliar las superficies para cultivo y producción agrícola y ganadera a través de la apertura de la frontera agropecuaria “para el fortalecimiento de la producción de alimentos y la economía nacional con inclusión de las distintas realidades productivas y potencialidades de la economía plural de forma sostenible y sustentable”.

El presidente Morales, durante una conferencia de prensa en Santa Cruz, dijo que es importante controlar el “chaqueo”, como se llaman las quemas, pero que son “pequeñas familias” las que chaquean porque de lo contrario no comen. “¿De qué van a vivir?, es para maíz, media hectárea, es la situación del pequeño productor, una hectárea de arroz para la sobrevivencia, ahora estamos en otros tiempos, hay que adecuar las normas, estamos en la mecanización”, se justificó Morales, él mismo un ex agricultor. Pero la fundación Productividad Biósfera Medio Ambiente (Probioma) responsabilizó a la ABT y al Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), por el desastre ambiental ocasionado en los bosques chiquitanos, donde se estima una pérdida de 500 mil a 700 mil hectáreas por los incendios forestales. “Lamentablemente la ABT y el INRA en complicidad de la Gobernación (del departamento) han otorgado tierras para la ampliación de la frontera agrícola cuando estos suelos no son aptos para la agricultura, y lo peor es que la ABT otorgó permisos para quemas ‘controladas’, eso no existe porque la quema es un instrumento totalmente negativo para los suelos”, sostuvo a ANF el director de Probioma, Miguel Crespo. El investigador dijo que Santa Cruz cuenta desde hace 20 años con un Plan de Uso de Suelos (PLUS) que establece que en la Chiquitanía sus suelos no son de aptitud agrícola, sino forestal. “Ahí está el bosque seco chiquitano, el único bosque de esas características del mundo donde la gente del lugar ha hecho manejo sostenible del bosque”, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario