Información Gral

España: se trabaja a contrarreloj para llegar hasta el niño

Los técnicos construyen un túnel vertical paralelo al pozo en el que cayó el chico el 13 de enero. Hoy deberían intentar finalmente el rescate.

Lunes 21 de Enero de 2019

España seguía ayer pendiente de los trabajos para hallar al niño Julen, caído el domingo anterior en un pozo de 110 metros de profundidad en una zona rural de Málaga. Se espera que hoy, finalmente, se pueda llegar hasta el chico, de solo dos años de edad. Las tareas han sufrido numerosas postergaciones por la dificultad del suelo rocoso.

Los trabajos de perforación habían ayer logrado excavar más de la mitad de un túnel vertical de 60 metros paralelo al pozo donde cayó Julen. A través del nuevo túnel, más ancho que el estrecho pozo por el que cayó el niño, se introducirá una cápsula metálica que debe permitir construir una galería horizontal para llegar al lugar donde está el pequeño.

Ayer a las 14 se cumplieron siete días exactos desde la caída. En ese momento el equipo de perforación había llegado a los 40 metros de profundidad, de los 60 metros del túnel. "Está atravesando una zona de material muy duro" con el que la máquina se topó en torno a los 18 metros de excavación, lo que ha ralentizado los trabajos. Los expertos confiaban en haber terminado ayer el túnel vertical para que los rescatistas pudieran bajar e iniciar una galería horizontal de manera manual, hasta llegar al hueco a 71 metros de profundidad, donde se cree que está el niño. Pero las dificultades del terreno han demorado los trabajos que siguen "sin descanso" desde el pasado domingo. El pozo tiene una profundidad de 110 metros pero está obstruido a los 71 metros.

Julen rescate

Además, se ha hormigonado la zona para evitar desprendimientos mientras continúa la perforación y las máquinas retroexcavadoras que durante los últimos días habían copado la zona, ayer han comenzado a retirarse, pues ya está construida la gran plataforma de trabajo desde la que opera la máquina tuneladora. La grúa que bajará la cápsula metálica de rescate, ya ha llegado. Dicha cápsula tiene un diámetro de 1,05 metros por 2,5 de altura y está diseñada para dos personas con material para excavar o tres en caso de rescate. Los rescatistas no podrán bajar por la cavidad vertical hasta que alcance los 60 metros, cosa que ayer era considerada "poco probable" de lograr en pocas horas. Después, una vez descendidos en la cápsula, su trabajo les llevará unas 20 horas y para ello emplearán medios pistolas y martillos neumáticos.

Operarios de distintas empresas han efectuado microvoladuras del terreno para facilitar el desmonte del cerro y colaborar con las excavadoras en el movimiento de tierras. La labor de los agentes de explosivos de la policía nacional es prestar su servicio "en caso necesario", aunque de momento no ha hecho falta. Por otra parte, para afrontar la dureza de la roca encontrada en la prospección del túnel vertical de 60 metros se trasladó desde Guadalajara una cabeza perforadora, según han informado fuentes del operativo.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, a su llegada a la convención de su Partido Popular, PP, que se celebra en Madrid, el que ha explicado que ayer se ha añadido una nueva dificultad: cinco metros de granito que han obligado incluso al cambio de la broca de la perforadora, y que los trabajos se están desarrollando en "circunstancias difíciles", por lo que ha reiterado que "se está haciendo todo lo humanamente posible, pero las circunstancias son muy difíciles".Moreno ha remarcado: "Deseo, espero y confío que mañana lunes tengamos alguna información positiva, pero va a depender de las circunstancias del terreno". El presidente de la Junta de Andalucía se trasladó a la localidad donde transcurre el drama, Totalán, para transmitirle a la familia del pequeño "ánimo y apoyo personal".

Julen cayó el domingo 13 de enero a un pozo de sólo 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad. Esto hizo imposible descender con cuerdas hasta donde se halla. Primero se intentó hacer un túnel horizontal, pero esto se debió descartar por la dureza de la roca y la inestabilidad del terreno. Debe tenerse en cuenta que los profesionales trabajan sin estudios de suelo previos, que son de rigor en obras civiles, dada la urgencia del caso. Este factor aumenta el riesgo para los que hoy deberán descender en la cápsula de rescate. La estructura vertical construida debería ser estable, pero nadie puede asegurarlo. Los hombres trabajarán durante muchas horas a 60 metros de profundidad con taladros y martillos neumáticos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});